Mi Primer Día en Malasaña

Hoy estoy trabajando desde un ordenador diferente y, revisando las carpetas, me he encontrado con esta fotografía. Es del primer día que dormí en Malasaña. Era finales de Mayo y tuve que comprarme ese vestido porque hacía un calor insoportable y yo había llegado casi con abrigo.
Se nota por mis enormes bolsas y ojeras que fueron unos días agotadores: Una cuenta atrás para encontrar un piso y cuando ya por fin pude soltar la maleta, qué mejor plan que tomar una cervecita bien fresquita en la Dos de Mayo. Me gusta recordar ese momento muy a menudo, y quizás es por eso que me gusta tanto esa plaza, porque siento la sensación que tuve la primera vez que me senté allí, sin saber todo lo que me iba a dar este barrio. Pero entonces creía que allí sería imposible ser feliz y amoldarme a una gran ciudad como es Madrid.
Hoy en día he comprobado que no es incompatible estar enamorada de dos ciudades. Es como querer a mamá y a papá por igual, o como diría el maestro Bebo Valdés, querer a dos mujeres a la vez y no estar loco…
Anuncios

8 thoughts on “Mi Primer Día en Malasaña

  1. Hola Adriana, estos son mis primeros días en Madrid y Malasaña y me está encantando leer tu blog 🙂 Me he mudado a San Joaquín y estoy como loca por seguir descubriendo este peculiar barrio.

  2. ¡Hola Rosa!

    Me alegra muchísimo leer tus palabras… Espero que este blog te sirva para descubrir muchos de los rincones que poco a poco a mí me van sorprendiendo… Verás como poco a poco Malasaña te irá enamorando tanto como a mí… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s