¿DESTALENTAD@S? NO, SIMPLEMENTE DESAPROVECHAD@S

Fotografía: Pablo Iglesias
Fotografía: Pablo Iglesias

Fuente de la fotografía: Click aquí

Hoy esto no es sólo Malasaña; ampliamos fronteras y hablamos de esa generación ya no tan joven – de la que yo formo parte – que soñábamos con ser jóvenes aunque sobradamente preparados, tal y como nos prometía ese anuncio de la televisión que nos hacía creer que nos comeríamos el mundo con nuestra formación universitaria, nuestros másters y que nos rifarían en las empresas para darnos puestos de responsabilidad porque valíamos… y mucho. Y ahora, con treintaytantos, vivimos como si tuviésemos veinte – nos consolamos creando grupos en Facebook del tipo “Los 30 de ahora son los nuevos 20” y nos reímos de sus actualizaciones ingeniosas – con nuestros puestos de becarios indefinidos que nos impiden independizarnos, nuestros curritos de freelance que suenan muy bien pero que no son más que un “trabajo desde casa cobrando una miseria y además casi siempre en B”  y con la amenaza constante de quedarnos en el paro, maldiciendo en arameo todos esos años que hemos invertido en creer esa frase que todos hemos escuchado en casa: “Estudia, fórmate y lábrate un porvenir, para que el día de mañana nadie te pise”…

Y no es que yo quiera llevar la contraria a mis señores padres, que les doy gracias cada día por haberme dado la oportunidad de que eso fuese posible, pero miro a mi alrededor, ese alrededor real – no el que te dicen siempre cuando vas a comer a casa del tipo “¿Sabías que el hijo de Fulanito ha entrado en una empresa multinacional como jefe?” que traducido al lenguaje de los hijos es “Tengo un trabajo de mierda, en el que me paso la vida entera, no duermo por las noches de la angustia, tengo a mi lado un compañero trepas que ha hecho florecer mis instintos asesinos y no llego a los 1000 euros” – y sólo veo gente joven (vale, con alguna cana, pero todavía joven) que pasa su día frente al ordenador, en páginas como Infojobs o LinkedIn rezando para que el departamento de RRHH lea su currículum vitae y le dé la oportunidad de demostrar su valía en una entrevista, o emprendedores con ideas increíbles que no tienen posibilidad alguna de poder llevarlas a cabo, o valientes que hace las maletas, titulitis en mano, y terminan trabajando en el Starbucks de Londres, aprendiendo a decir en inglés “¿La leche cómo la quiere?”, esperando que saber idiomas sea el trampolín que le faltaba para tener una formación académica de 10…

No somos destalentad@s, señor@s, ni vagos, ni gente sin espíritu… Somos simplemente esa generación a la que han considerado la mejor formada de la historia de éste nuestro pais, que luchamos por poder tener una vida propia a la vez que nos sentimos totalmente desaprovechados… Y no sé si lo creerán o no, pero es muy duro, tremendamente duro, es como nadar a contracorriente, y es normal que de vez en cuando, cuando escuchamos cosas como que nuestra vida es muy fácil, porque siempre hemos tenido de todo, nos entren ganas de gritar y de mandar todo al carajo, porque no hay nada más frustrante que el hecho de que uno mismo sepa el potencial que tiene dentro y no poder mostrárselo al mundo.

A este nuestro pais le falta algo tremendamente importante, y es en parte por eso que las cosas van como van: Confiar en vuestra juventud, darles ese empujón que necesitan y es que, hablando este fin de semana con mis amig@s, nos planteábamos que aquí un Steve Jobs o un Mark Zuckerberg nunca habrían llegado a ser más que curritos en manos de poderosos u otros de esos genios que habrían huído cuan alma que lleva el diablo al extranjero a buscar a alguien que hubiese confiado en su potencial y en sus proyectos… Y a mí, personalmente, me da pena, mucha pena…

Y si os creéis con estas líneas que hago demagogia barata, estáis la mar de equivocados. Podría poneros muchos ejemplos, tantos que este texto sería tan largo que no os molestaríais ni siquiera en leerlo. Podría hablaros de mucha de la gente que me rodea, que si pudieseis ver lo que yo veo en ellos, os daríais golpes contra una pared lamentándoos de todo ese talento que se queda cada día en casa, o recorriendo las calles, de empresa en empresa buscando esa oportunidad que nunca llega… Pero quién sabe… Quizás todavía se pueda rectificar y dejarnos vivir los treintaytantos como si tuviésemos treintaytantos, que eso es lo que queremos y lo que por ley de vida nos tocaría vivir.

Anuncios

One thought on “¿DESTALENTAD@S? NO, SIMPLEMENTE DESAPROVECHAD@S

  1. Sodes a xeración de escravos mellor preparada da historia, e cun triste nexo cos vosos ancestros…. Buscarse a vida lonxe da terra.
    Quizais sería mellor loitala, ainda que costase e fose duro cambiar o sistema… Pero xa nos programaron para eso, e cecais sexa tarde.

    Bo artigo, pero a reflexión debe ser máis profunda. Ánimo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s