MI EXPERIENCIA CON EL BLOG Y TRABAJANDO EN REDES SOCIALES: PROS Y CONTRAS

Tener un blog para mí es un trabajo y como tal, me ha traído muchas alegrías, pero también algún que otro disgusto. Aunque mucha gente piense que trabajar en el mundo virtual es algo divertido, debo confesar que no siempre es así y que hacerte un hueco y que se considere trabajo (lo que conlleva una remuneración) es una tarea bastante complicada. Hoy os quiero contar mi experiencia por si en algún momento decidís que queréis que vuestro camino laboral tome este rumbo, y lo dividiré en pros y contras, para que sea algo más ameno:

LOS PROS:

  1. Desde pequeña me ha encantado escribir y crear este blog – aunque antes he escrito en otros – me ha dado la oportunidad de poder mostrar a quien me lee la visión que tengo de las cosas. Debo reconocer que durante un tiempo me tentó la idea de “objetivizar” este pequeño rincón virtual, convertir este blog en algo más parecido a un periódico, pero me puede la subjetividad y creo que es parte de mi esencia.
  2. Gracias al blog, me convertí en una persona mucho más curiosa e inquieta porque trabajar en este mundo, que está en continuo movimiento, te obliga a actualizarte constantemente y aprender cosas que jamás habrías imaginado. No soy una experta ni en escribir, ni en sacar fotografías, ni en mejorar el diseño del blog, ni en hacer entrevistas, editar vídeos o ponerme delante de una cámara, pero lo intento y poco a poco voy mejorando en cada uno de estos puntos (algunos con más lentitud que otros, no nos vamos a engañar).
  3. Cuando llevas a cabo un trabajo constante en este mundo, es probable que poco a poco vayas viendo sus recompensas y para mí, una de las principales es tener la oportunidad de recibir información sobre proyectos relacionados con la temática de mi blog que nunca (o por lo menos, con más dificultad) habría descubierto y que me ayudan a generar un contenido interesante, no solo para mí, sino también para los lectores.
  4. Conocer a personas con gustos afines a los tuyos que te cuentan sus experiencias, que te recomiendan cosas, que te leen o que te muestran su apoyo de una manera o de otra, es algo realmente gratificante. Cada mail que recibo, trato de responderlo porque la esencia de un blog son los lectores, que nadie os engañe respecto a este tema, porque si un blog es popular, si gracias a él alguien puede percibir ingresos, ya sea por esta plataforma, por sus redes sociales o de cualquier otra manera, es gracias a quien los lee e interactúa en ellos. Sin vuestros me gustas, vuestros comentarios, vuestras redes sociales en las que compartís el contenido que os resulta interesante, el alcance sería mucho más pequeño.
  5. Poder acudir a eventos o vivir experiencias gracias a marcas o agencias de comunicación que confían en tí, es un punto que puede ser positivo o negativo, por eso yo creo que en este aspecto hay que aprender a seleccionar bien a lo que dices que sí y a lo que decides rechazar. En mi opinión, es mejor no venderse siempre, entre otras porque el dinero no puede comprarlo todo y porque si tu objetivo es proporcionar en un blog contenido de calidad que puedan disfrutar también los lectores, tienes que aprender a decir que no, tan importante (o más) como saber decir que sí.

 

LOS CONTRAS:

  1. Que se entienda que un blog es un trabajo es una tarea muy, pero que muy complicada, así que ármate de paciencia porque será un tema con el que tendrás que lidiar con muchas personas, marcas y agencias de comunicación. Hace poco leí una oferta de trabajo que decía que buscaban redactores y calificaban su trabajo como “rápido, sencillo y que puedes hacer en tus ratos libres”. Sí, a mí me duele horrores leer este tipo de cosas, pero son más comunes de lo que os podéis imaginar. Para mí, mantener un blog supone mucho esfuerzo, ganas, constancia y aprendizaje, así que no lo olvides nunca si pretendes “profesionalizar” el tuyo y no tires la toalla a la primera.
  2. Para mí este blog, además de hacerme disfrutar de muchas cosas como las que os he citado en la sección de pros, es una especie de “escaparate” para que posibles clientes vean mi manera de trabajar, no solo en cuanto al contenido que publico en esta plataforma, sino también en redes, así que al tomármelo de esa manera, podréis comprobar que son pocos los posts que publico con contenido patrocinado, ya que no es mi fuente principal de ingresos. Aprendí con el tiempo que era preferible publicar contenido que a mí realmente me interese y poder conseguir clientes ajenos al blog, que dejar que marcas (muy grandes, por cierto) y agencias de comunicación (en este punto debo de decir que no todas, porque hay algunas que desde un principio han demostrado que saben el trabajo que supone el mantenimiento de un blog de este estilo que llevo yo sola) se aprovechasen de mí y tristemente, te ofreciesen como mucho que publiques “contenido de manera gratuita que te ayudará a aumentar seguidores”. A veces, que ciertas marcas comprendan que me da igual el número de seguidores que tenga, que lo que me importa es la calidad, es muy difícil.
  3. Como os he dicho en el punto anterior, el número de seguidores que tienes – sin importar en algunos casos demasiado la calidad de tus publicaciones o que jamás en la vida hayas consumido el producto que patrocinas –  suele ser lo más importante para algunas agencias o medios que se encargan de contactar a blogueros o “influencers” (un término que les encanta y que yo detesto con toda mi alma) con las marcas. Yo personalmente creo que es por este punto que mucha gente invierte dinero en comprar seguidores – algo que un mínimo de investigación sabes quién ha hecho y quién no, pero que algunas empresas no se encargan ni de revisar – porque te puede ayudar a conseguir unos determinados ingresos, que te envíen productos de manera gratuita o que te inviten a eventos muy glamurosos. La verdad es que yo en la actualidad trabajo con muy pocas plataformas, marcas o productos y aprendí a decir que no a todo aquello en lo que veía que sólo se beneficiaban de mis publicaciones la propia marca y los intermediarios. Sigo sin comprender cómo no logran entender que una no paga sus facturas a través de colaboraciones, que eso no es una moneda de cambio y os diré que en el fondo les da exactamente igual, porque siempre habrá quien te saque en su blog o en sus redes esperando únicamente poder sacarse un foto con el famoso de turno que está en el evento al que sí que habrán pagado unos cuanto cientos de euros (en ocasiones miles) para que esté allí.
  4. Aceptar que tu trabajo es algo que todo el mundo puede ver y que eso tiene sus consecuencias, es algo que yo acepto, pero no hasta el punto de comprender las faltas de respeto, así que en este punto te recomiendo que desde un principio pongas los límites que tú consideres oportunos. No tienes que aceptar los insultos, las críticas que no sean constructivas o que la gente diga cosas que no son. A mí personalmente me fastidia dedicar mucho tiempo a este blog, hacer posts que creo que interesan a los lectores – he descubierto que las listas o mis Top 10 son los más leídos – y que haya gente que siga creyendo que los negocios que aparecen en ellas han pagado por estar ahí. A veces soy un poco pesada explicando en las redes que todo lo que escribo es la experiencia de una persona normal, que trabaja y que no siempre tiene tiempo de descubrir los mejores restaurantes o pagar la ropa más cara que se vende en el barrio. Yo vivo Malasaña de la misma manera que lo viven todos los vecinos, con la ventaja de que a veces tengo la oportunidad de recibir mails en los que los negocios se presentan, o me cuentan los eventos que van a llevar a cabo, pero deberíais saber que eso no significa que tenga carta blanca para entrar en cualquier local y no pagar. Ninguno de los listados que he hecho en este blog ha sido patrocinado, así que aunque puede ser que no coincidamos en gustos al 100%, podéis tener claro que solo doy mi opinión bajo mi experiencia personal.
  5. Este punto lo menciono porque es un contra que mucha gente que se dedica a este campo lo sufre, pero debo decir que quizás es el que menos me afecta de todos y puede ser que sea, entre otras, porque nunca he dejado que me afecte: la competencia. La verdad es que blogs de Madrid hay cientos y muchos de ellos, infinitamente mejores que el mío; en ellos podéis encontrar todo tipo de información, actividades, propuestas, fotografías con una calidad excelente, más de una publicación al día con recomendaciones para todos los gustos, una presencia constante en redes sociales, etcétera. Yo reconozco que para mí en este momento sería imposible poder ponerme a su altura y por eso creo que una parte importante a la hora de crear un blog es saber diferenciarte del resto y no luchar por ser mejor que otro. La competencia solo existe si tú quieres que exista y tienes que ser realista con los medios que dispones.

Mi principal recomendación para llevar bien el trabajo en el mundo virtual es que no te agobies y que en ningún caso lo pongas por encima de la vida real. Generar contenido interesante, que guste a los lectores y que te motive a seguir publicando día a día, es vivir, y con vivir no me refiero a que cada momento de tu vida esté publicado en las redes sociales, porque sigo creyendo que cuando estás divirtiéndote de verdad, lo último en lo que piensas es en internet: guarda momentos solo para tí, para las personas con las que estás disfrutando del momento y te aseguro que al día siguiente te sentirás mucho más motivado para escribir.

A mí me encanta no tener redes sociales personales porque eso ha hecho que en mi vida sigan existiendo momentos como el de la fotografía que ilustra este post: quedar con amigos que te cuenten cosas que les han pasado y que han contado en las redes sociales que tú no has visto, hará siempre que los móviles no salgan del bolso cuando te estás tomando un vino, y queridos míos, eso sí que es un verdadero placer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s