ME GUSTA LEER: “CON TAL DE VERTE VOLAR” DE MIGUEL GANE

“CON TAL DE VERTE VOLAR” (Editorial AGUILAR, colección Verso & Cuento)

AUTOR: Miguel Gane

ILUSTRACIÓN: Alba González

PRÓLOGO: Marisa Martín Blázquez

EPÍLOGO: Sara Búho

FOTOGRAFÍA DEL AUTOR: Asís G. Ayerbe

 

Escribo este libro porque no sé fabricar bombas nucleares y, después de todo, algo tendré que lanzarte.

Desde hace un tiempo empecé a aficionarme a leer poesía y así, poco a poco, he ido descubriendo algunos títulos que me han ido recomendando de manera personal y también a través de las redes sociales.

Leer poesía no tiene nada que ver con leer prosa. La poesía requiere otro tipo de lectura, más íntima, más lenta (mucho más lenta) y más solitaria, o por lo menos eso me sucede a mí. No soy capaz de leer poesía si estoy rodeada de gente, porque generalmente me gusta leerla en alto, como si se lo dijese a alguien. Tal vez a vosotr@s esto no os suceda, pero esa es mi manera de leer libros como “Con tal de verte volar” de Miguel Gane, que es del que hoy os vengo a hablar.

Este libro es la historia de un amor que podría ser la tuya, la mía y la de tod@s; es la historia de un hombre y una mujer, de cómo nace y cómo se marchita, con la diferencia de que no todos sabemos amar de una manera tan sana como la de Miguel Gane, de una forma tan real y desinteresada, en la que la libertad de la pareja es lo más importante.

El amor, la pasión, la cotidianidad, la confianza y la tristeza son algunos de los protagonistas de este libro en el que tod@s nos querríamos sentir esa mujer libre con alas, porque aunque hayamos vivido una historia de amor tras otra, es probable que poc@s seamos capaces de querer de la manera que lo hace él: con la libertad como bandera.

“Con tal de verte volar” es un libro que engancha y que emociona, en el que en más de un verso podrás sentirte identificado y en muchos otros, lo desearías. Es el amor en estado puro, sin dobleces y sin dobles interpretaciones, como debería de ser siempre.

Este libro es un homenaje a las alas que dirigen tu vuelo hasta donde sólo se escucha el grito de la libertad, de la mujer libre.

Desde Madrid al cielo, únicamente pasando por el quinto piso de la calle en la que dijimos nuestro primer “Siempre” en formato poema. Nunca supe cómo despedirme y ahora he encontrado la manera: mirando al cielo, sabiendo que nunca más volveré a verte volar, pero sonriendo porque sé que estás ahí, pareciéndote al sol, siendo mi luz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s