RESEÑA “LA MOVIDA VISTA POR LOS JINCHOS”

LA MOVIDA VISTA POR LOS JINCHOS

Autor: Nacho Herranz Farelo

Editorial: Café Literario Editores

Tapa blanda con solapa, 131 página

 

  1. Jincho:

      Según la RAE:

             jincho, cha.

             1. adj. El Salv. Dicho de una persona campesina (silvestre, sin cultivo).

     2. adj. P. Rico. Pálido, descolorido.

En Argentina, jincho es sinónimo de yonqui, colgado. Pero dentro del contexto de esta novela, esta palabra adquiere el significado que le atribuye la cultura popular del extrarradio madrileño, refiriéndose a una persona inadaptada, marginal y seguramente dedicada a prácticas delictivas de poca monta.

 

Con la definición de jincho y una nota para lectores nacidos después de 1985 y otra para quienes nacieron entre 1965 y 1975, comienza esta novela de Nacho Herranz Farelo, donde el autor cede su voz a un protagonista quinqui, inculto y trasnochado – aunque debemos reconocerle un cierto punto de ternura – que entre botellín y botellín, describe la verdadera historia de la década de los ´80 en un barrio de la periferia madrileña, donde el desempleo, la inseguridad ciudadana, el tráfico de drogas y el consumo estaban mucho más presentes que Alaska, los pelos cardados de mil colores o ese movimiento cultural y transgresor que a través de los años han tratado de vendernos como generalizado. Nada más lejos de la realidad.

Esta es la historia de Loren, un joven de Villaverde Alto que junto a su pandilla de amigos del barrio, vivió una Movida totalmente diferente a la que se mascaba en Malasaña (que os adelanto que también aparece en esta novela, en la que La Vía Láctea y Joe Strummer se convierten en protagonistas durante algunos capítulos). A través de las páginas de este libro viviremos una época en la que a los ninis no se les llamaba así, aunque ya existían, y en lugar de quedarse en casa viendo series o conectados 24/7 al móvil, se bajaban al parque con los colegas a beberse una litrona y fumarse algún que otro canuto.

A través de 20 capítulos, conoceremos las vivencias de una pandilla con muy pocas expectativas de futuro a la que no le resulta excesivamente complicado dejarse llevar por la ley del mínimo esfuerzo, sucumbiendo a una vida en la que los pequeños actos delictivos se convierten en el pan nuestro de cada día para conseguir un poco de hachís o, en el peor de los casos, caballo.

Posiblemente esta historia – que en ocasiones su estilo narrativo me recuerda a Manolito Gafotas hablando de Carabanchel Alto – sea mucho más real que la que nos cuentan los inicios de Almodóvar o esas pandillas que se movían por Madrid centro y huían de los skins, porque qué queréis que os diga, yo creo que los skins no se habrían atrevido a ir a Villaverde Alto y poner un pie en la zona de Las Torres, porque aquello sí que era peligroso y los jinchos no se andaban con chiquitas.

Una novela plagada de tristeza, delincuencia, derrotismo, pero también amistad, primeros amores y risas que hacen de la historia de Loren, el Leré, el Piñata y el Lupas, una tragicomedia en toda regla que atrapa desde un comienzo y que no podrás dejar de leer hasta que Loren se haya terminado su última cerveza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s