Descubriendo “Amapola Biocosmetics”, para quien ama lo natural

AMAPOLA BIOCOSMETICS

WEBSITE Y VENTA ONLINE: www.amapolabio.com

FACEBOOK: amapolabio

LABORATORIO: Calle de la Iglesia nº51 – 40197 (Segovia) Teléfono: 921 40 68 59

TIENDAS: Calle de Moratín nº 42 – 28014 (Madrid) Teléfono: 916 25 61 82

Calle Boria nº 20 (Perpendicular a Vía Laietana) – 08003 (Barcelona) Teléfono: 93 513 12 92

No experimentado en animales/ Envases reciclables y reutilizables/ Sin derivados del petróleo, conservantes ni perfumes artificiales/ Proceso de fabricación no contaminante

0,7% de las ventas destinado a proyectos sociales

************************************************************************

En lo que respecta a esos secretos de la naturaleza, con los que ella nos ha enseñado cómo embellecer y hacer a la mujer más bonita, al llegar a mis manos, no puedo hacer otra cosa que difundirlos en beneficio de aquellas a las que debo un respeto tan grande

Nicholas Culpeper

Amapola Biocosmetics
Amapola Biocosmetics

Si eres un lector habitual de este blog y mis redes sociales, sabrás que la cosmética natural es una de mis grandes debilidades, posiblemente porque desde bien pequeña he tenido muchos problemas que me han impedido utilizar cosmética comercial, así que quizás a la fuerza, me he convertido en una “experta” en cosmética natural, que desde siempre ha sido la que mejor le ha ido a mi piel. Hace unas semanas descubrí Amapola Biocosmetics y hoy os quiero contar algunos detalles sobre ella; a mí me han venido muy bien los productos que ahora he añadido a mi rutina facial y además cuentan con diferentes líneas dependiendo del tipo de piel que tengas.

Ana Isabel de Andrés, directora técnica, promotora y dueña de AMAPOLA Biocosmetics, nos cuenta que para elaborar sus productos, lo principal es empezar por los ingredientes; se dedican a seleccionar materias primas interesantes, dejando la química a un lado y buscan cosas más sencillas y elementales – ingredientes de tierras lejanas, pero también del jardín de casa o de recolección silvestre y bosques segovianos – y con el tiempo aprendieron a apreciar los olores de los aceites esenciales, a sentir las texturas de los aceites vegetales y en general a apreciarlos con los cinco sentidos.

De esta manera nació su primer cosmético, un aceite limpiador facial hecho con aceite de almendras  con aceite de germen de trigo, aceite de manzanilla y unas gotitas de aceite esencial de limón y a partir de ahí se abrieron muchas más puertas, con tantos aceites que poder utilizar, aguas florales, extractos de plantas, fórmulas que poner en marcha unidas a la creatividad que han dado lugar a una firma que se basa en su amor por lo natural.

Con sus productos quieren conectar al hombre y la mujer de hoy con su instinto más primitivo, su esencia y su naturaleza porque para ellos, la piel es un espejo que refleja el estado de ánimo y para ello cuentan con diferentes líneas que os detallo a continuación:

  • ROSA MOSQUETA: Reconocido como uno de los aceites más valiosos que existen, combina en su composición vitaminas y ácidos grasos esenciales, fórmula que actúa como potente regenerador cutáneo, retrasando la aparición de arrugas y paliando las marcas producidas por cicatrices.
  • CALÉNDULA: Sus alargados pétalos anaranjados actúan calmando y disminuyendo el picor, el enrojecimiento y la descamación de la piel.
  • LÍNEA FACIAL: Leche limpiadora que elimina los restos de suciedad, suave exfoliación a base de hueso de albaricoque para que desaparezcan los puntos negros y células muertas, mascarilla para calmar y aportar nutrientes y tónico facial que cierra los poros y corrige imperfecciones.
  • LÍNEA CORPORAL: Ligeras cremas corporales que te nutren, suaves óleos olorosos, bálsamos para aliviar el cansancio de tus pies o ungüentos para las articulaciones.
  • LÍNEA BEBÉ: Productos seguros y eficaces como la manzanilla, el aceite de almendras, aloe vera o la manteca de karité. Ingredientes 100% ecológicos que protegen y evitan cualquier tipo de irritación.
  • LÍNEA BALSÁMICA: Bálsamos imprescindibles para la salud de toda la familia que no pueden faltar en tu botiquín casero.
  • LÍNEA ARGÁN: Recupera para tí los secretos de belleza de las mujeres bereberes y crea una línea de productos a base de aceite de argán, manteca de karitée incienso, que revitalizan y rejuvenecen tu piel.
  • LÍNEA FACIAL PARA ÉL: A base de cedro y aloe vera, pensada para el cuidado y aseo diario masculino en tre pasos: limpieza, afeitado e hidratación.
  • LÍNEA SOLAR: El aceite de burití, originario de la selva amazónica, protege y broncea la piel sin quemarla. Protección solar segura que combina los filtros minerales con los aceites y mantecas más nutritivas, para que todos podamos tomar el sol.
  • AROMATERAPIA: Los aceites esenciales se extraen de las plantas aromáticas por destilación y son complejos y delicados elixires empleados desde la antigüedad, que aplicados sobre la piel la equilibran y embellecen.
  • JABONES: De exquisitas texturas, se elaboran atendiendo a antiguas recetas de belleza, combinando propiedades de diferentes elementos para todo tipo de pieles.
  • ACEITES CORPORALES: Para momentos de tranquilidad y placer, acompañados de un masaje con aceites que nutren y fragancias que envuelven al exhalarlas para hacer que te sientas mucho mejor.
  • SALES Y BARRO DEL MAR MUERTO: Con diferentes propiedades que equilibran la piel  y la dejan como nueva.
Amapola Biocosmetics
Amapola Biocosmetics

Como siempre os digo cuando hablo de  estos temas, cada piel es un mundo, así que te recomiendo que entres en su página web y revises sus productos, para que veas cuál es exactamente el que encaja con tu tipo de cutis. Para mí, que tengo problemas de piel desde la adolescencia, uno de los mayores beneficios que encuentro en la cosmética natural es que me hidratan sin dejarme una sensación grasa y que para dormir, sus aromas naturales me ayudan a relajarme. Desde que utilizo este tipo de productos he logrado mantener mi piel hidratada y sana, algo que no me sucedía con cremas que utilizan químicos – por muy de alta gama que fuesen. Descubrir el tipo de crema que va con tu tipo de piel es todo un proceso, pero por experiencia os digo que se puede conseguir siempre que mantengas una rutina de limpieza e hidratación tanto de día como de noche. A mí personalmente me van muy bien las que contienen aceite de argán y rosa mosqueta – muy pronto espero poder haceros un vídeo en el que os cuente con detalle nuevos descubrimientos de cosmética en el que incluiré esta firma.

Una tienda 100% recomendable en la que además os asesorarán sin ningún problema y que a mí me ha encantado. ¡Espero vuestras opiniones!

Mi primer año como autónoma: mi experiencia personal

El próximo mes haré un año como autónoma, esa palabra que asusta a muchos pero de la que también podemos sacar la parte positiva. He querido resumiros los ocho puntos que yo considero importantes para tener una buena organización; algunos puede que os suenen muy evidentes, pero es fundamental que los tengáis en cuenta para que comprendáis que es posible ser autónomo y que no trabajes 365 días del año, 24 horas.

1. Darte de alta en Hacienda y en la Seguridad Social: Asusta, pero es un trámite muy rápido y sencillo de completar. En internet encontraréis muchas webs que os hablen de este punto, pero yo debo reconocer que en las oficinas me facilitaron toda la información necesaria y en una mañana lo tuve todo solucionado. Si es la primera vez que vas a ser autónomo, puedes optar a la tarifa plana, que en infoautónomos nos explican muy bien:

  • Primeros 6 meses: 50 euros justos de la cuota por contingencias comunes. Esta cantidad entró en vigor el 10 de octubre de 2015, hasta entonces ascendía a un 80% de reducción de la cuota, con lo que con las bases y tipos de 2015 se quedaba en 53,59 euros.
  • Meses 7 al 12: 50% de reducción durante el segundo semestre, que se quedaría en 2015 en 134,06 euros.
  • Meses 13 al 18: 30% de reducción durante el siguiente semestre, que se quedaría con las bases y tipos de cotización de 2015 en 186,25 euros.

En la red os podréis ir informando de todas las novedades que surgen al respecto. Cuando eres autónomo es bueno que revises de vez en cuando las últimas noticias sobre estos temas y hay webs que facilitan de manera muy rápida y sencilla esta información.

2. Contactar con un gestor, para mí, el dinero mejor invertido: Yo decidí desde un principio contactar con un gestor de confianza – siempre vas a conocer a alguien que te pueda aconsejar a alguno que no suponga un gasto enorme al mes – y me ayudó a saber todo lo que tenía que hacer en el momento en el que comencé los trámites. Para mí es una tranquilidad contar con la ayuda de alguien que entiende sobre el tema y me llama cada vez que hay alguna novedad o al que yo puedo hacer cualquier tipo de consulta. El mío, por ejemplo, me ayuda a resolver temas de facturas, saber qué gastos puedo incluir y cuáles no, me gestiona los temas del IVA trimestral, etcétera. Si eres organizad@, puede que tú mismo puedas gestionar este tema. Yo creo que para estas cosas, a mí me viene mejor contar con él. Es un gasto más en el mes, pero una cosa menos que me quita el sueño.

3. Organiza tus facturas y tus gastos mensuales en carpetas y haz un cuadro en Excel con toda la información, para que no te pille el toro: Reconozco que esto yo no lo hice desde un principio y es un gran error, así que te recomiendo que este punto no te lo saltes. Cómprate un A-Z, una carpeta clasificadora o lo que te venga mejor, pero vete metiendo en cada apartado las facturas que tú emites y tus gastos, organizados por fechas y además, para que lo tengas todo mejor controlado, prepara también una carpeta en el escritorio de tu ordenador con toda esa información. Para mí la manera más sencilla es hacer un cuadro de Excel con pestañas de ingresos y gastos por cada trimestre. Esto te facilitará mucho las cosas en el momento de tener que presentar el IVA trimestral.

4. Organiza tu espacio de oficina, sea en casa, en un coworking o donde más te guste: Para mí es muy importante que cada día de la semana que te toque trabajar, te levantes y tengas un lugar que sientas como oficina y que esté lo más confortable posible: Tener un escritorio donde dejar tus cosas, que no anden cada una por un lugar diferente de la casa, que sea luminoso y lo suficientemente amplio como para que no te sientas agobiado entre papeles: Piensa que pasarás muchas horas allí, así que dedícale el tiempo necesario para ponerlo a tu gusto.

5. Organiza tus horarios: Este es también un punto fundamental y que a los autónomos a veces (con más frecuencia de la que querríamos) se nos escapa de las manos, así que trata de habituar a tus clientes a que comprendan que también tienes vida, puede que a algunos les cueste llegar a entenderlo, pero créeme que es posible. Y recomendación personal (siempre que tu trabajo te lo permita), desactiva las notificaciones del mail en tu tiempo libre. ¡Verás qué sensación tan agradable!

6. Organiza tu agenda: Yo soy de esas personas que necesita apuntar todas mis citas y tareas en una agenda y eso me ayuda mucho a organizar mi tiempo. Tener sobre la mesa, además de la agenda, un planning mensual donde puedas apuntar las citas y tareas más importantes, te ayudará a que no te veas tan saturado de trabajo algunos días de la semana. Verlo a principios de semana te ayudará a saber qué días vas a tener más libres para trabajar en otras labores, como presentar proyectos a posibles interesados, contactar con personas que creas que pueden necesitar de tus servicios, etcétera. Hay quien es más tecnológico y todo lo apunta en el ordenador, pero yo sigo necesitando del papel y el boli. Si, yo soy una autónoma de la EGB…

7. Organiza tus gastos: Sé que este es un punto que trabajadores por cuenta propia o ajena deben de tener en cuenta, pero los autónomos ingresamos un dinero en cada factura que no podemos gastar para luego pagar la temida trimestral y nuestras cuotas, así que es importante que no lo olvides ningún mes para que no te veas con el agua al cuello y comiendo arroz día sí, día también hasta que vuelvas a cobrar. Yo trato de separarlo cada mes, lo que también te enseñará a gestionar tu economía. Este punto es de los más importantes… ¡Recuérdalo desde el mismo día que te des de alta como autónom@!

8. Organiza tu tiempo libre: Vale, somos autónomos, pero también tenemos derecho a descansar y a disfrutar del ocio. Tienes que aprender a desconectar y a entender que el mundo no se va a caer si te permites irte a cenar un día con amigos o a pasar un fin de semana en tu ciudad preferida. Avisa a tus clientes de que esos días no estarás disponible, disfruta de la buena compañía y, muy importante, evita hablar de trabajo, que la vida se compone de muchas más cosas que merecen la pena. Además, desconectar te ayuda a retomar el trabajo de mucho mejor humor a principios de semana. Ser autónomo no significa serlo 365 días del año, 24 horas, ¡Recuérdalo siempre!

Que nadie te diga cómo vivir tu vida

 

Como ya sabéis, el 2015 fue un año de mierda para mí, pero una vez pasado y con una actitud mucho más positiva, debo deciros que estos últimos meses me han enseñado muchas cosas. Y es que como dijo Anita Obregón el otro día en una entrevista, la felicidad son esos momentos que uno vive entre putada y putada, y la infelicidad es precisamente creer que la felicidad es una constante, porque eso es lo que genera la frustración, creer que se puede vivir permanentemente feliz.

De mí misma he aprendido también muchas cosas que creo que me han hecho mejor persona, y es que no hay mal que por bien no venga, pero lo más importante de todo es que he aprendido a vivir la vida tal y como yo creo que es buena, sin dejarme influir por lo que se supone que es lo correcto. 

f6a0e2cc7c67d5b3be0cd2efafa51fe7Durante mucho tiempo creí que lo bueno era seguir el camino que la vida – o la educación que a mí me han dado – te marca: Estudiar una carrera, conseguir un trabajo estable, tener una pareja, conocerla, irte a vivir con ella, casarte, tener hijos, educarles bien, que estudien una carrera, y vuelta a empezar. Pero no: He estudiado una carrera que me ofreció trabajos que hoy en día he descubierto que no me llenaban nada en absoluto. Me gusta haber tenido la oportunidad de trabajar en algo que me gusta e ir formándome poco a poco, lo que me ha hecho descubrir de mí misma que me gusta estudiar, tener iniciativa y ser más creativa. Me gusta tener una pareja estable, pero también he descubierto la magia de no tenerla, de disfrutar de momentos con personas que te hacen feliz un día, una semana o lo que dure, sin compromisos, sin amor, sin celos, sin llamadas rutinarias para preguntar qué tal tu día. He descubierto que vivir sola también tiene sus ventajas, como mantener tu orden o comer a las cinco de la tarde tirada en un sofá viendo la película que tú has escogido. No quiero casarme, nunca lo he querido, y el instinto maternal brilla por su ausencia (por lo menos hasta el momento). Y he aprendido que a veces, cambiar de raíl, es la opción que te puede ayudar a ser mucho más feliz, aunque no sea lo que los demás esperan de tí.

He aprendido también que mientras un@ viva la vida como quiera, sin hacer daño a nadie, lo demás poco debe de importar; el qué dirán, las miradas constantes que parecen juzgarte, las conversaciones de otras personas que llenan sus cafés y sus vidas hablando de la tuya como si estuvieran en la posesión absoluta de la verdad o las miradas de reprobación, han pasado a importarme entre cero y nada en cuestión de meses. “La vida dirá” es una de las frases que más utilizo últimamente, y es que así es como debe de ser: Si tú decides seguir el camino que la vida te marca, puedes ser tremendamente feliz, pero si decides salirte de él, también. Debo decir que precisamente esos momentos que han surgido de manera espontánea en este 2015 son los que me han dado la felicidad, sin que ello suponga que mi vida es un caos; sí, así ha sido en determinados momentos, tampoco os quiero engañar, porque el sentirme perdida ha sido una de las sensaciones que más he tenido este año en algunos aspectos, pero que nadie se engañe, que ese sentimiento lo tienen incluso aquell@s que tus padres siempre te ponen de ejemplo en las comidas familiares.

b35eeed634e72420b6afa6573b43ff72Nadie debería decirte cómo vivir tu vida. Nadie debería decirte qué camino debes escoger. Crecer significa muchas veces equivocarte, caer, llorar, pero… ¿Sabéis el placer que supone el escoger tú mism@ el camino y saber que si no lo hubieses probado, te arrepentirías toda la vida?

La vida no siempre va a ser feliz, pero precisamente esa es la magia, así que aprende a disfrutar de esos instantes, que pueden durar segundos o años. No hacer daño a nadie, tener la conciencia tranquila y tomar decisiones sin dejarte arrastrar por la marea, por lo que el sendero te marca como el camino fácil, es el secreto para sentirse bien con un@ mism@. Y ese es el primer paso para alcanzar la felicidad. Déjate llevar, no tengas miedo y sonríe cuando tengas que sonreír y llora o acuéstate todo el día a escuchar música melancólica cuando te venga en gana. Eso es la vida, no pretendas ser Mr. Wonderful 365 días del año, que incluso a aquell@s que en Instagram te muestran desayunos fabulosos, habitaciones perfectamente decoradas o posturas de yoga imposibles, también les salen granos, sufren por amor o se sienten perdidos entre foto y foto.

Yo me he propuesto intentar vivir como yo creo que debo vivir. No sé si escogeré la opción correcta o me pegaré un buen batacazo, ya sabéis… “La vida dirá”

 

Diez lugares de Malasaña y alrededores que no debes perderte

Me encanta hacer listas de cosas, me ayuda a organizarme y cuando visito una ciudad de primeras, siempre tiendo a leer artículos de este estilo para visitar algunos imprescindibles que la gente normal – como tú o como yo – tiende a recomendar. He comprobado que me suelen gustar más los listados que recomiendan en blogs o similares que los que hacen en periódicos y medios, que suelen estar muy influenciados por publicidad y patrocinios. 

Hacía mucho tiempo que no escribía un post de este estilo y hoy os dejo algunos lugares de los que nunca os he hablado que creo que os pueden gustar si nunca habéis visitado el barrio o sus alrededores. Como siempre, estaré encantada de que vosotros me recomendéis otros tantos… ¡Empezamos!

UNA LIBRERÍA

Fotografía: Cervantes y Compañía, Calle Pez (Malasaña)
Fotografía: Cervantes y Compañía, Calle Pez (Malasaña)

Me encanta visitar librerías, esa es la verdad. Ya os he recomendado unas cuantas del barrio en otros posts, como Arrebato, Tipos Infames o Panta Rhei y hoy le toca el turno a Cervantes y Compañía, en la Calle Pez nº27, que ellos mismos definen como un punto de encuentro con la cultura. De ella destacaría la gran calidad en la selección de libros, su excelente atención y los eventos que organizan, además de que es la mar de bonita y relajante. Si estás buscando algún libro que te resulte complicado conseguir, estoy segura de que ellos tratarán de que lo tengas en tus manos en el menor tiempo posible. Una visita imprescindible en Malasaña para los amantes de la lectura.

UN RESTAURANTE

Fotografía: Casa Hortensia
Fotografía: Casa Hortensia

Soy gallega, y como ya os he explicado en muchas ocasiones, soy más de comida de cuchara que de restaurantes con menú degustación de los que salgo con más hambre del que he entrado. Si tú eres de los míos, entonces te encantará Casa Hortensia, en la Calle Farmacia nº2. Para acceder a él tienes que entrar en el portal de una casa y subir en ascensor. Puedes escoger entre comer en el restaurante o en su “taberna”, que es más de raciones y picoteo. Yo me quedo con esta segunda opción, pero cualquiera de ellas merece la pena y de allí no podréis salir sin probar sus fabes, su queso y sus croquetas (las de cebolla están realmente deliciosas, aunque puedes pedir una ración variada). La relación calidad – precio es muy buena y la atención rápida y muy del norte… ¡No se puede pedir más!

UN CAFÉ

Fotografía: Cafeteando
Fotografía: Cafeteando

Soy muy exquisita para los cafés, tengo que reconocerlo y sin duda los de Cafeteando son de los mejores que he probado en la capital. Están en la Plaza de Olavide nº10 y además de café, podréis encontrar una gran selección de tés y accesorios. Yo les conocí en Malasaña Market y debo reconocer que me encantó ver la dedicación y el mimo con el que atendían a la gente y preparaban los cafés. Si pasas por la zona, no dejes de visitarles, estoy segura de que te encantarán.

UNA TIENDA GASTRO

Fotografía: La Carbonera. Bar de Quesos
Fotografía: La Carbonera. Bar de Quesos

Adoro el queso. Creo que si solo me dejasen tomar un único alimento el resto de mi vida, sería queso y si me dejasen elegir un lugar donde comprarlo, me decantaría por La Carbonera. Bar de Quesos. A ellos también les conocí de manera personal en un market de Malasaña, pero siempre que pasaba por delante de su tienda – bar, no podía evitar detenerme en su escaparate. Os llamará la atención por las dimensiones de sus quesos y porque ya antes de probarlos, sabes que van a saber deliciosos. Puedes acompañarlos con un vino – mi alternativa preferida – o con champagne, que es otra de las propuestas que ellos te ofrecen. Una gran selección nacional e internacional de quesos que yo de tí no me perdería. Avisados estáis.

UN LUGAR PARA TATUARSE

Fotografía: F.A.Q.
Fotografía: F.A.Q.

No es que yo sea una experta en la materia, pero F.A.Q. me parece la elección perfecta para tatuarte. De ellos no he encontrado ninguna red social activa, pero podéis ir directamente a su tienda y preguntar. Se encuentran en la Calle Luna nº13 y además de hacer un trabajo excelente, son económicos y no tendrás una lista de espera interminable para tatuarte. Si vas, me encantará ver lo que te has hecho… ¡Yo soy una indecisa!

UNA TIENDA DE ROPA

Fotografía: Lurdes Bergada
Fotografía: Lurdes Bergada

Pocas tiendas consiguen hoy en día que me pare frente a su escaparate y desee comprarme todo lo que lucen sus maniquíes, pero Lurdes Bergada, que está en la Calle Fuencarral nº70 tiene un estilo tan personal, que no puedo evitar desear comprarme algo siempre que paso por delante; sabéis que aunque muchos así me han “etiquetado”, yo no soy bloguera de moda, pero yo definiría sus prendas como casuales, básicas, pero con unos cortes muy especiales que la hacen única. Es esa clase de marca que cuando se la ves a alguien por la calle, sabes que va vestida de ella, y tranquilos, que también hay colección para chicos (by Syngman Cucala). ¡Recomendadísima!

UNA VISITA OBLIGADA

Fotografía: Museo del Romanticismo
Fotografía: Museo del Romanticismo

Aquí no voy a ser muy original, ya que casi todas las listas de este estilo lo recomiendan, pero de verdad, merece mucho la pena. En la Calle San Mateo nº13 podréis encontrar El Museo del Romanticismo, que conserva una importante colección de objetos históricos y artísticos, centrada en la vida cotidiana y las costumbres del siglo XIX, con especial atención a la corriente estética del Romanticismo. Si vais, no podéis dejar de visitar su Café del Jardín, que os teletransportará a épocas pasadas. A él podéis acceder sin necesidad de visitar el museo, pero qué queréis que os diga: Si venís varios días a Madrid, creo que os merecerá la pena el pack completo.

UNA TIENDA QUE ME GUSTA

Fotografía: La Intrusa
Fotografía: La Intrusa

Me cuesta mucho elegir tiendas de Malasaña que me gusten para poner en un listado, porque realmente podría ser interminable, pero hoy me he decantado por La Intrusa, en la Calle Corredera Alta de San Pablo nº33, porque ahora que se acerca la (maldita) Navidad, es el lugar ideal para encontrar el regalo perfecto, y lo mejor de todo es que encontrarás muchas cosas bonitas que se ajustarán a todo tipo de bolsillos. Yo tengo debilidad por sus vestidos, pero podrás encontrar también accesorios, complementos, decoración y una zona de exposiciones destinado al arte. Para mí es el lugar perfecto para darte un capricho de vez en cuando, que a veces también nos lo merecemos…

UN RINCÓN QUE ME GUSTA

Fotografía: Espíritu 23
Fotografía: Espíritu 23

Posiblemente nadie me haya visto hacerlo porque solo lo hago cuando está vacío – que suele ser a mediodía – y aunque os pueda sonar un poco friki, qué queréis que os diga, a mí es una de las cosas que más me gustan y me relajan de Malasaña. Espíritu 23 es un coworking del barrio – Calle Espíritu Santo nº23 – y tiene una zona con sofás antes de la entrada en la que me encanta sentarme de vez en cuando y ver pasar a la gente o leer un rato, sin más. Hay quien dice que en Madrid no se puede salir a la calle sin gastar un duro, y lamentablemente es casi cierto al 100%, pero aquí yo he encontrado un plan gratuito que me hace sentir bien. Malasaña es el barrio que nunca duerme y a veces salir a sus calles es relamente agotador. Este pequeño rincón es mi lugar secreto – ahora ya no tanto – en el que relajarme y desconectar de todo. Espero que tras este post no haya overbooking 😛

NO PUEDES IRTE DE MADRID SIN PROBAR… (CERRADO)

El chino subterráneo de la Plaza de España. Os tendréis que meter en el parking para descubrir un sitio que, aunque a primera vista os va a atraer entre cero y nada, os aseguro que no os va a dejar indiferentes. Es posiblemente uno de los restaurantes chinos más deliciosos que he probado, con recetas muy distintas a las que vas a encontrar en otros asiáticos… ¡Incluso la salsa de soja tiene un toque diferente! Tallarines, arroces, sopas de lo más peculiares que también puedes pedir que te preparen para llevar y tomártelo en el parque o en tu casa – esta es la opción que a mí más me gusta porque el local es muy pequeñito, siempre está abarrotado de gente y las mesas están tremendamente juntas. A veces las apariencias engañan y este restaurante es un claro ejemplo de ello. Haced una prueba: Preguntad a alguien que lleve muchos años viviendo en la capital qué opina sobre él y veréis como no encontráis ni una sola crítica negativa. (Tampoco de ellos he encontrado ninguna red social activa, pero en San Google hay muchas reseñas, por si no os fiáis de mí…)

Y hasta aquí mi lista del día de hoy. Espero que os guste y que si vais a alguno de los lugares que os recomiendo, me comentéis qué os ha parecido… ¡Feliz semana, querid@s! 

Porque trabajar en algo que te gusta también es trabajo

Estudié relaciones laborales. Antes de terminar la carrera, empecé unas prácticas en una empresa de selección de personal y luego me quedé trabajando allí. Fueron unos años maravillosos, quizás de las experiencias laborales más bonitas que he tenido en mi vida – en España todavía no había llegado la  crisis y el ambiente laboral era inmejorable. De pronto llegaron las fusiones, las absorciones y mi puesto de trabajo peligraba. Me surgió una oferta en una empresa similar y decidí marcharme, pero parecía que las fusiones me perseguían, así que ese trabajo no duró tanto tiempo como yo habría deseado. Entonces me planteé hacer un máster y lo compaginé con trabajos temporales que me proporcionaban algunos ingresos y que hacían que mi nivel de  estrés fuese entre cero y nada. No es que me llenasen demasiado (por no decir que no me llenaban absolutamente nada) pero fue una época feliz y tranquila en la que seguía buscando trabajo de lo mío. Galicia en época de crisis no es el mejor lugar para encontrar trabajo, pero finalmente llegó y volví a trabajar en selección para una empresa de externalización de servicios. Esa fue quizás la peor experiencia laboral de mi vida, pero aprendí algo muy importante: Qué clase de persona no quiero ser jamás, así que aunque recuerdo esa oficina como gris y lluviosa, algo saqué en limpio (además de a dos personas a las que considero amigas, que no es poco).

Durante los últimos meses en Coruña, colaboraba con algunas webs como editora con temáticas que no me atraían demasiado – venga, os confieso que llegué a escribir la biografía de Kiko Hernández, ya podéis matarme – y alguien me ofreció por primera vez la oportunidad de trabajar como Community Manager, un término del que no había escuchado hablar hasta ese día… ¡Yo, que no tenía ni internet en el móvil y mis amigas se reían de mí porque no sabía ni lo que era un whatsapp! Pero tuve una reunión y acepté comenzar a compaginarlo con mi trabajo “real”. La empresa no tenía demasiada chicha, de hecho era un proyecto que se  veía que no iría para adelante, pero yo aprendí muchas cosas y me sirvió para darme cuenta de que era un mundo que me gustaba.

Fotografía: http://under30ceo.com
Fotografía: http://under30ceo.com/

Y de repente llegó Madrid. Encontré un curso – máster (qué más da la terminología, lo importante es que a mí me sirvió para aprender muchas cosas) para convertirme en “Community manager” de manera oficial y poder tener un título (maldita “titulitis“) que me acreditase para poder gestionar las redes sociales de posibles proyectos a los que comencé a enviar propuestas. Y así fue como nació (o quizás siempre lo he tenido, pero nunca le había permitido despertar) mi faceta de “freelance” o “autónoma”, llamadlo como más os guste, al fin y al cabo no dejan de ser términos o etiquetas.

Creé este blog y lo que en un principio imaginaba que sería un entretenimiento hasta que encontrase un trabajo “de verdad” – sí, porque eso del teletrabajo, ganando una miseria por muchas horas que le dedicase, teniendo una carrera y un máster del universo, no entraba en mi cabeza ni en la de nadie que me rodease. Buscar un trabajo de verdad era mi objetivo principal y no debía salirme del camino que la vida me había marcado.

No sé deciros qué me pasó exactamente, ni cómo ni cuándo sucedió. Sólo sé que a pesar de lo que me decía la gente, empecé a plantearme muchas dudas existenciales (para mí eran las más existenciales del mundo mundial): ¿Y si lo mío no es recursos humanos? ¿Y si esto que ha comenzado un poco como hobbie se me da mejor que sentarme frente a un ordenador todos los días a hacer cribas curriculares? Y me dí cuenta de que, a pesar de no tener horarios, de trabajar fines de semana, de hacer colaboraciones gratuitas o de cobrar menos del esfuerzo que merecía cada uno de mis trabajos, NUNCA había sido más feliz laboralmente hablando.

Trabajo en algo que me gusta. Este blog es un pequeño escaparate – aunque para mí es mucho más que eso, porque no lo veo únicamente como una parte de mi trabajo, va mucho más allá de eso – que me sirve para que posibles clientes vean cómo trabajo, cómo escribo o cómo gestiono las redes sociales. Tener un trabajo que para mucha gente es un hobbie, a veces te hará escuchar cosas que no te gustan, del tipo “¿Pero tú cobras por esto?”, “Desde luego, hay que ver cómo vives”, “¿Y cuándo vas a buscar un trabajo de verdad?”, “El pobre Fulanito trabaja muchísimas horas”… He aprendido a mirar a la gente que me plantea estas cuestiones a los ojos, asentir con la cabeza y pensar en otra cosa. Tratar de explicar a alguna gente que aunque mi trabajo me hace feliz, no deja de ser trabajo, es algo que he comprobado que no me aporta demasiado y que no hará que esas personas cambien de opinión.

Con este trabajo he aprendido muchas cosas, muchas más de las que podría haber imaginado en un principio: He aprendido a gestionar mi tiempo, a poner precio a mi trabajo, a organizar mi agenda, he aprendido a decir que no… y también que sí, he aprendido a no descontar horas en una jornada y a no mirar tanto el reloj. Ahora sé lo que supone disfrutar de un martes por la tarde libre  y lo que es trabajar un domingo hasta que se hace de noche. He comprendido que no todo el mundo tiene por qué entender el estilo de vida que has decidido vivir y he aprendido a relacionarme más con la gente. Esta profesión me ha enseñado a entender que en el trabajo también se puede reír e incluso bailar. He aprendido a reclamar lo que se me debe o a decepcionarme con proyectos que al final no han salido adelante. Este trabajo me ha enseñado (y me sigue enseñando cada día) mucho de mí misma  y sobre todo me ha enseñado a que, aunque sea lunes, el día esté gris y den lluvias durante toda la semana, me puedo levantar con una sonrisa.

Ser feliz en el trabajo es algo muy importante y no creo que solamente dependa de las funciones que desarrolles: El ambiente, los compañeros, un “gracias” o “buen trabajo”, la motivación por parte de los superiores o compartir café o descansos con alguien que te haga desconectar de tus responsabilidades en determinados momentos son algunas de las cosas que pueden hacer que trabajar no se convierta única y exclusivamente en una obligación. Todo el mundo tenemos derecho a ser felices en lo que nos ocupa la mayoría de nuestro tiempo de lunes a viernes (o sábados y domingos también, dependiendo del trabajo que tengamos), así que intenta que tu jornada sea siempre lo más llevadera posible, alejándote de compañeros tóxicos que se lamentan más tiempo del que realmente trabajan o tratando de llevar de la mejor manera posible a esos jefes que parece que han dejado de ser personas para convertirse en seres que se creen dioses (o más bien verdaderos demonios). Y sobre todo, MUY importante: Aprende también a desconectar, que ningún trabajo se merece que pienses en él 24 horas al día.

Hoy, que mi oficina se ha quedado sin internet durante toda la mañana, os animo a que luchéis por vuestros sueños, pero deberéis tener en cuenta que no es un camino fácil, que requiere mucho esfuerzo y empeño. La felicidad laboral se consigue a base de trabajo, no hay otro camino y por último, os aconsejo que os pongáis el mundo por montera, que la gente opine lo que quiera; lo importante es que vosotros os sintáis realizados y sí, ser feliz en el trabajo es posible. Créedme.

Descubriendo Nicolás Herrero, peluquería canina en Malasaña

Nicolás Herrero, Peluquería Canina
Nicolás Herrero, Peluquería Canina

WEBSITE: nicolasherrero.com

FACEBOOK: Nicolas Herrero. Peluquería canina

FACEBOOK:  Israel Escribano. Fotografía canina

INSTAGRAM:  NICOLASGROOMING

INSTAGRAM:  ISRAEL_ESCRIBANO_FOTO_CANINA

Dirección: Calle Marqués de Santa Ana Nº 30, 28004 – Malasaña, Madrid 

Horario: De martes a viernes de 11:00 a 20:00 horas y sábados de 11:00 a 15:00 horas

Nicolás Herrero, Peluquería Canina con Queco
Nicolás Herrero, Peluquería Canina con Queco

Como ya sabéis todos los que me leéis de manera habitual, tengo un perrito que se llama Queco – aquí os cuento un poquito de su historia – y por una serie de problemas que tiene en la piel, necesita unos cuidados más especiales, así que para mí contar con alguien de confianza es muy importante. Conocí a Nicolás Herrero hace unos meses y desde entonces su peluquería canina es la única que pisa: Profesionalidad y excelente trato definen su trabajo a la perfección y por eso hoy os quería presentar a Nicolás y a Israel Escribano, que es el responsable del desarrollo de la imagen y gestión de redes sociales (todas las fotografías que ilustran este post son de él, no me digáis que no son maravillosas…). Para mí ambos forman el tándem perfecto, así que si tienes una mascota, te recomiendo sus servicios al 100%.

¿QUIÉN ES NICOLÁS HERRERO?

Nicolás Herrero – Peluquería Canina nace como el proyecto y marca personal del propio Nicolás, amante de los animales desde su infancia. En el año 2004, con 14 años empieza a formarse en peluquería canina con Anna Gómez Ferrán, en Barcelona. Al mismo tiempo se inicia en la cría y exposiciones caninas de belleza con la raza shih tzu, en cuyo arreglo y mantenimiento se especializa con Gwendy Penabad (Argentina). Desde sus comienzos trabaja en su propio espacio en Pozoblanco (Córdoba) hasta que en 2007 se traslada a Albacete para trabajar con Juan Martínez García, donde continuaría su formación. Tras este periodo continua al frente de su peluquería y lo combina con trabajo como freelance en varias peluquerías caninas de la capital. El 1 de Julio de 2015, tras 12 años de experiencia y formación continuada asume la dirección y gerencia de su propio salón de peluquería canina en el barrio madrileño de Malasaña – antiguo Oh my Can! – para poder seguir desarrollándose en su pasión por la

belleza animal.

¿QUÉ SERVICIOS PUEDES ENCONTRAR?

En su salón ofrecen cortes morfológicos – de raza – en los que se trabaja a partir del estándar racial y el arreglo típico de la raza y cortes para compañía, en los que con independencia de la raza del ejemplar se da rienda suelta a la creatividad, para encontrar el corte más estético y cómodo para el propietario y su mascota.

En ambos casos, el manto se trabaja a través de las técnicas más adecuadas para cada ejemplar, en función de su tipo de pelo y condición:

  • Cortes a tijera
  • Cortes mixtos (Máquina/tijera)
  • Stripping
  • Mantenimiento de pelo largo
  • Deslanado de doble capa
  • Baños de pelo corto
  • Bañoterapias y SPA
  • Mantenimiento y preparación para perros de exposición

Además, podrás encontrar una pequeña sección de tienda, con productos de alimentación natural, dermocosmética y complementos.

Tan importante como las técnicas nos parece el proceso, trabajamos cada ejemplar de forma individual y estudiamos su arreglo para obtener el 100% de sus posibilidades. Los acabados y las formas son esenciales para nosotros.

La salud de la piel del perro es imprescindible para una buena apariencia, no trabajamos técnicas invasivas ni perjudiciales para el manto o la salud de la piel, no creemos en la peluquería tradicional del esquilado, tratamos de hacer la convivencia con la mascota más cómoda e higiénica, buscamos la belleza a través de mantos limpios y cuidados, con un corte cómodo y estético, por eso ofrecemos tarifas planas en baños y mantenimientos semanales , quincenales o mensuales hechos a medida para cada ejemplar, consiguiendo así tener un perro impecable todo el año.

Trabajamos afecciones de la piel con bañoterapias y dermocosmética, con ozonoterapia en nuestro SPA y asesoramos a nuestros clientes para tener un perro sano y feliz.

Tratamos a nuestros clientes como si fuesen nuestros propios perros, por eso en nuestra tienda sólo vendemos productos que nuestros perros consumen, desde la alimentación hasta la cosmética pasando por todo el utillaje necesario para nuestra convivencia con ellos, la funcionalidad y la belleza siempre son nuestra meta.

”La caja” es nuestro punto de encuentro, se trata de un escaparate a la calle en el que trabajamos los acabados de nuestros cortes, simplemente se puede pasar por nuestra dirección y mirar. 

¡Os esperamos! 

Porque todos tenemos derecho a estar tristes

 

Empieza Septiembre, nuevo curso escolar, y he decidido hacer algunos cambios en mi vida. Os adelanto que para mí éste está siendo un año triste de cojones. Es así, no os lo puedo expresar de otra manera; triste de cojones es la expresión que mejor define mi 2015. Aún así no pierdo la esperanza ni tiro la toalla, porque todavía le quedan unos meses y todo puede cambiar, que una cosa es estar triste y otra bien distinta ser negativa, y por el momento yo no he llegado a ese punto, a Dios gracias.

El primer cambio que he hecho en mi vida es cerrar mis redes sociales personales, manteniendo únicamente las de este blog y las que tengo abiertas por trabajo, porque una estará triste, pero tiene que comer y ese tipo de cosas. Ha sido una decisión meditada, y es que últimamente tenía la sensación de que todo el mundo parece mostrar su faceta más positiva en el mundo virtual y ha llegado un punto en el que todo me parecía demasiado irreal. No quiero decir con esto que me guste la gente que muestre una total y absoluta desgracia, nada que ver, pero siento que las redes sociales nos han empujado a querer parecer siempre felices o mostrar lo mejor de nosotros mismos, todo ello disfrazado con filtros que nos hacen parecer eternamente bellos y rodeados siempre de ambientes ideales. Cada vez que veía mi Instagram sentía que mi año no podía resumirse en esas imágenes, no mostraban una realidad de lo que están siendo estos meses para mí y yo no sirvo para eso, definitivamente. También veía las redes de personas que sé que están pasando un mal momento en su vida, pero lo que reflejan es una vida plagada de placeres. No logro entender porqué tenemos que privarnos del derecho a estar tristes. No logro entender porqué tenemos que vivir una felicidad virtual permanente. 

Bosque

El caso, que no me quiero liar – y esto anterior quiero dejar claro que es sólo una opinión personal que sé que no tod@s estaréis de acuerdo y lo respeto – es que este año dedicaré las redes sociales – Facebook y Twitter – para mostraros lo mejor de Malasaña siempre que me sienta con ganas. Os dije durante estos meses que estaba viviendo un proceso de reenamorarme del barrio y, aunque poco a poco vuelven esas cosquillitas en el estómago, todavía hay planes que no me apetece hacer y tened por seguro que no los haré únicamente para llenar de contenido el blog. Lo que haga y lo que publique será porque realmente sienta que merece la pena y me haga sonreír. Malasaña está siendo una buena terapia para encontrar momentos de felicidad que, aunque no suelen durar todo el día, me hacen olvidar las cosas negativas durante algunas horas. 

Y si hay algo que me hace sentirme motivada es retomar el canal de Youtube. Este año quiero hacer posts acompañados de vídeos, aunque todavía estoy en proceso de ver cómo los planteo, porque quiero hacerlos amenos y diferentes. Estoy recibiendo muchos consejos por vuestra parte y no os imagináis lo que lo agradezco. Vuestro apoyo es muy importante para mí, no os imagináis cuánto. 

Siempre os he dicho que a pesar de que me dedico profesionalmente al mundo de las redes, creo que para generar contenidos interesantes, hay que vivir la vida real y dejar a un lado la virtual. No creo que sea necesario mostrar cada momento de nuestro día, porque absolutamente NADIE tiene una vida tan sumamente interesante. Guárdate algunos momentos para tí y para los tuyos para hacer de ellos algo especial. Veréis lo bonito que es experimentarlo, parece que lo hemos olvidado.

escoger-un-camino

En mi cabeza tengo varios proyectos en marcha que me gustará contaros si van saliendo, nada que ver con el mundo blogger o virtual. Me alimenta el alma aunque sea sólo soñarlos. 

Como podéis comprobar, este es un post un tanto peculiar y diferente al que os tengo acostumbrados, pero me apetecía escribirlo y desahogarme, y además así podéis entender un poco más mi punto de vista sobre algunas cosas. No quiero decir con esto que las redes sociales no me hayan aportado muchas cosas positivas, porque gracias a ellas he conocido a gente maravillosa – de hecho gracias a este blog he conocido a gente que ahora considero amigos – y profesionalmente han sido un empujón brutal para mí. Sólo quiero aconsejaros que no tengáis miedo a estar tristes, como la felicidad son fases que van y vienen, que ni Facebook, ni Twitter ni Instagram os obliguen a sonreír siempre y que guardéis una parte de vosotros mismos únicamente para la gente que queréis. Yo he empezado a experimentarlo en estos últimos meses y os aseguro que puede ser maravilloso. Y a los que estáis tristes, que sepáis que tarde o temprano, acabará saliendo el sol. Que no os quepa ni la menor duda.

¡Feliz fin de semana! 

Reseña “Eterno amor adolescente” de Juan Arcones y Sanz I Vila

Eterno amor adolescente, por Juan Arcones y Sanz I Vila
Eterno amor adolescente, por Juan Arcones y Sanz I Vila

“ETERNO AMOR ADOLESCENTE”:  Venta Online

WEBSITE: http://juanarcones.com/ y http://sanzivila.com/

¿Y si todos tus amores fueran como ese primer amor adolescente, aquella época en la que descubriste tu sexualidad, donde cualquier cosa te parecía un mundo y vivías el momento sin importante lo que podría ocurrir al  salir el Sol?

(…) Entonces te preguntas si debes seguir abriendo portales por un calentón nocturno, si debes seguir cambiando el “hoy no puedo” al “mañana ya se verá”, y pasar de LO SIENTO al NO PASA NADA. No pienses, HAZ.

Porque este no es un libro para niñatos de 16 años follando como conejos. NO. Este libro habla sobre un momento. Tú decides cuánto dura. 

Hay quien opina que las redes sociales no han traído nada bueno. Yo soy más bien de las que piensa que si sabes hacer un buen uso de ellas, pueden ser una herramienta estupenda para contactar con gente que de verdad vale la pena. Conocí a Juan Arcones a través de la página de Facebook de este blog, cuando publicó su novela Dextrocardiaco y a Sanz I Vila a través de Instagram, una red social que he de reconocer que no acaba de gustarme  ni lo más mínimo, pero que continúo teniendo abierta porque hay algunas (muy pocas) cuentas que me inspiran, y la suya es una de ellas. Ambos son dos contactos de esos que valen la pena y para mí que se hayan unido para hacer juntos “Eterno amor adolescente” ha sido un acierto total.

Este pequeño (gran) libro en el que se narran diferentes relatos en los que el amor es el personaje principal, puedes leerlo de golpe y que no te impacte demasiado o por el contrario – así es como lo he hecho yo y continúo haciéndolo – puedes dejarlo sobre tu mesilla de noche y leerlo (y reelerlo) con calma, parándote en los detalles y, como diría mi madre, “sacándole jugo” a cada una de sus páginas. En mi opinión, este no es un libro para leerlo y colocarlo en una estantería; es un libro que debes de leer con la mano en el corazón, recordando vivencias personales, aprendiendo de él y tratando de entender que el amor, aunque a veces duela, es una de las experiencias más bonitas que se pueden experimentar en la vida. 

No sé si es el momento personal que estoy viviendo o que Juan Arcones siempre sabe tocarme la fibra cuando habla de amor, pero cuando leí sus primeras líneas, pensé que lo había escrito para mí y así lo sentí en cada página, creyendo que vivir un eterno amor adolescente sería la solución a todos mis males. Muy recomendable para los que sufren por amor, los que están en proceso de reconstruir un corazón hecho añicos o los que han dejado de creer en él… “No pienses, HAZ”.

Sobre pasear a los perros sin correa en Malasaña

Hace más de un año y medio adopté a un perrito que se llama Queco. Llegó a mi casa con muchos problemas de salud, no sólo físicos, sino también psicológicos: No tenía pelo y muchas costras y heridas en la zona de la cabeza y algunas partes del resto del cuerpo debido a una leishmaniosis no tratada, un peso mucho inferior al que correspondía por su tamaño y sin orejas ni rabo – además de un corte en la zona del cuello, imaginamos que para quitarle el chip. Este tipo de brutalidades se les hacen con frecuencia a los perros que se utilizan como sparring o para calentamiento de peleas entre perros más grandes. A ciencia cierta no sabría deciros qué tipo de vida ha llevado hasta ahora el pequeño Queco, sólo sé que tiene una serie de traumas que con amor y mucho cariño poco a poco van desapareciendo, como por ejemplo la ansiedad por separación, los llantos o el miedo atroz y el bloqueo cada vez que un perro grande se acerca a él. Todo es cuestión de tiempo y, aunque cada vez está mejor, experiencias como éstas, son inevitables que marquen el resto de su vida.

Queco durante una de sus curas en la Clínica Arco Iris
Queco durante una de sus curas en la Clínica Arco Iris

Como podéis comprobar por las imágenes, Queco ha sufrido mucho hasta llegar a ser el perrito que es hoy, con una vida feliz y sobre todo tranquila, pero ha sido un camino muy largo en el que yo he necesitado mucha ayuda, como adiestradores y cuidados especiales en los que a día de hoy seguimos trabajando. Con esta introducción sólo os quiero poner en antecedentes de cómo es Queco antes de hablaros del tema que ahora nos ocupa, porque quizás así logréis entender mejor mi posición. 

Queco a día de hoy
Queco a día de hoy

La semana pasada, paseando por la Calle Espíritu Santo a primera hora de la tarde, un perro grande y SIN CORREA le atacó. La cosa, a pesar de lo aparatoso que resultó todo, quedó en un susto y en una pequeña herida en el hocico, pero soy consciente de que podría haber sido mucho más grave porque la dueña tardó un tiempo en poder controlar a su perro, al que tuvo que tirar en medio de la carretera – frente a un camión que se vio obligado a frenar de golpe – y tumbarse encima de él. Queco pasó el resto de la tarde nervioso y detrás del sofá, algo que no tenía porqué haber sucedido si, CUMPLIENDO LA LEY, su dueña lo hubiese llevado con correa.

Por la noche, cuando volví a pasear a mi perro por la Calle Pez, otro perro grande y SIN CORREA, acompañado de dos adultos que no estaban en condiciones excesivamente óptimas – ustedes ya me entienden – vino hacia Queco y me ví en la obligación de sujetarle en brazos porque comenzó a temblar. En esa conversación escuché de todo: “Tranquila, que es muy bueno”, “Los perros también necesitan libertad” y otras tantas que no mencionaré porque no vienen al caso.

Soy la primera en afirmar que EN NINGÚN CASO un conflicto entre perros es problema de ellos, sino de los dueños. Los perros son animales y aunque creamos conocerles al 100%, nunca sabemos cómo pueden reaccionar ante determinadas situaciones. 

En este barrio mucha gente con mascotas – entre ellos perros que se consideran potencialmente peligrosos – campan a sus anchas por calles y parques, haciendo que seamos los viandantes o los que llevamos a nuestras mascotas con correa – CUMPLIENDO LO QUE ESTABLECE LA LEY, NI MÁS NI MENOS – los que nos veamos en la obligación de estar pendientes de lo que pueda pasar. Comprendo que no tenemos demasiadas zonas ni parques para poder soltarles  que corran y jueguen entre ellos, pero la ley, le pese a quien le pese, está para cumplirla y quizás a esa gente no le vendría nada mal entrar de cuando en vez en la magnífica web de Sr Perro e informarse de cosas como éstas.

¿La solución? Yo lo tengo claro: DENUNCIAR CASOS ASÍ. Me niego en rotundo a que mi perro vuelva a verse en una situación de indefensión y yo de total y absoluta impotencia. Quizás, una vez sancionad@s, l@s dueñ@s poco respetuosos se piensen dos veces dejar a su mascota suelta que, además es también un peligro para ell@s en una zona de Madrid como Malasaña, con aceras muy estrechas y tráfico. 

Antes de soltar a tu perr@, piénsatelo dos veces: Empatiza con la gente a la que no le gusta que se le acerquen animales, piensa en qué pasaría si tu mascota sale a la carretera y en ese momento pasa un vehículo o un motorista, piensa que hay muchos perritos como Queco, que situaciones como esas le hacen revivir momentos duros y si todo eso no te parece suficiente, piensa que las multas en la Comunidad de Madrid por este tipo de cosas, pueden alcanzar los 300 €. 

Las diez ventajas de trabajar en un coworking: mi experiencia personal

Para quienes seguís habitualmente mi blog, sabéis que desde hace unos meses he comenzado a trabajar en El Patio, donde colaboro en la coordinación y la comunicación del espacio y, además, soy coworker y desempeño el resto de trabajos que hago como freelance. Para mí, que ya me había acostumbrado a trabajar desde casa, ha supuesto un cambio radical en mi vida laboral y hoy os quería comentar – sobre todo para que lo podáis tener en cuenta aquellas personas que trabajáis desde casa o que estáis pensando en comenzar un proyecto personal – las ventajas de trabajar en un espacio común de trabajo. 

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

1. TE AYUDARÁ A MARCARTE UN HORARIO DE TRABAJO

Uno de los mayores problemas al que nos enfrentamos las personas que podemos desempeñar (parte) de nuestro trabajo desde casa, es la dificultad de establecer un horario de trabajo: Hacer las tareas domésticas, concertar citas, picotear entre horas o hacer pausas más largas de lo deseable, pueden hacer que tu jornada laboral se prolongue hasta la madrugada. Venir a trabajar a un coworking te ayudará a ponerte un horario de trabajo, organizar mucho mejor tus tiempos y saber desconectar los días de descanso que estipules. Gestionar tu tiempo es algo sumamente importante para sentirte bien contigo mism@. 

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

2. TE OBLIGARÁ A DESPRENDERTE DEL PIJAMA, VESTIRTE Y PISAR LA CALLE TODOS LOS DÍAS… ¡ALGO MUY NECESARIO PARA MANTENER LA CABEZA EN SU SITIO!

Yo soy de las que piensa que quedarse en casa encerrada durante días, por mucho trabajo que tengas, es totalmente insano, para la mente y para el cuerpo. Obligarte a ir a la oficina todos los días te ayudará a organizar tu tiempo y repartirlo entre trabajo, vida doméstica y ocio, cada cosa a su hora. ¡Deja el pijama para dormir, pónte ropa cómoda y vete a trabajar a un lugar en el que te sientas a gusto y en un entorno adecuado para desempeñar las tareas del día!

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

3. TE AYUDARÁ A RELACIONARTE CON GENTE, NO SÓLO PROFESIONALMENTE, SINO TAMBIÉN PARA DESCONECTAR EN LOS TIEMPOS DE DESCANSO

Trabajar desde casa puede darte la espantosa sensación de sentirte muy solo. Dicen que a lo largo del día es bueno que se hable al menos con seis personas diferentes, preferiblemente que no sean de tu entorno familiar o amigos, así que venir a trabajar a un espacio común, puede ser una buena solución; conseguir contactos para posibles trabajos o simplemente tomarte un café con alguien que te ayude a desconectar durante tu rato de “recreo” te sentará muy bien, ya lo verás.

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

4. DISPONDRÁS DE UN LUGAR AGRADABLE Y CONFORTABLE DONDE RECIBIR A TUS CLIENTES O POSIBLES VISITAS

Sin duda, recibir a un (posible) cliente en una oficina imprime más seriedad que recibirlo en el salón de tu casa; además, casi todos los coworkings cuentan con diferentes salas donde poder hacer una reunión en un espacio más íntimo. Aprovecha al máximo esta oportunidad para recibir a tus visitas como se merecen. 

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

5. ADEMÁS DE UTILIZARLO COMO OFICINA, PODRÁS APROVECHAR EL RESTO DE SUS ESTANCIAS PARA DESARROLLAR OTRO TIPO DE ACTIVIDADES

Un coworking es mucho más que una mesa en un espacio común de trabajo; por lo general, en las zonas comunes suele haber vida de otro tipo: Exposiciones, talleres, cursos… Puedes utilizarlos para desarrollar tus propias actividades o también para participar en las que se organicen. 

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

6. TENDRÁS UNA MESA DE TRABAJO QUE NO ESTARÁ DESTINADA A NINGUNA OTRA TAREA

Yo, que he trabajado desde casa, reconozco que en algún momento mi mesa de trabajo parecía más un cajón de sastre que otra cosa: En ella he llegado a poner desde una taza de té y los restos de algún tentempié, hasta la ropa pendiente de planchar… ¡Así no se puede! En un coworking, al compartir el espacio con más gente, te verás en la obligación de ser más ordenado, y lo creas o no, mantener un entorno limpio, te ayudará a organizar mucho mejor las ideas en tu cabeza.

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

7. NO TE ACOSTARÁS SIN SABER UNA COSA MÁS: RELACIONARTE CON GENTE DE DIFERENTES SECTORES TE ABRIRÁ LA MENTE Y TE AYUDARÁ A VER EL TRABAJO DESDE DIFERENTES PERSPECTIVAS

Ésta es una de las ventajas que yo veo más beneficiosas de los coworkings; trabajar desde casa hace muchas veces que el único punto de vista que veas sea el tuyo, pero trabajar con más gente – que en ocasiones puede haberse visto como freelance o autónomo en una situación similar a la tuya – te ayudará a plantearte las cosas desde otro ángulo. Yo cada día aprendo algo nuevo rodeada de gente con proyectos muy diferentes y en ocasiones me ayudan a capear el temporal laboral en el que me encuentro o sencillamente tratan de aconsejarme lo que debo de hacer. Y es que a veces, compartir los problemas con gente que puede entenderte y ponerse en tu lugar, es una de las mejores soluciones. 

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

8. TE AYUDARÁ A ENTERARTE DE EVENTOS, TALLERES, CURSOS O EXPOSICIONES QUE PUEDEN SER DE TU INTERÉS (PERSONAL O PROFESIONAL)

Salvo raras excepciones, en los coworkings conocerás a gente con proyectos muy variados y que no siempre tienen que ver con el sector en el que tú trabajas; ésto va a suponer que seguramente se desarrollen actividades de todo tipo y, aunque habrá algunas que no te influyan en tu vida profesional, pueden ayudarte a llenar tu alma, como exposiciones, presentaciones, talleres literarios o pop ups. ¡Aprovéchate de ello al máximo, que además es una manera estupenda de desconectar y disfrutar de tu tiempo de ocio sintiéndote como en casa!

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

9. AHORA QUE YA ESTÁS EN UNA OFICINA, DEJARÁS DE ESCUCHAR FRASES DEL TIPO “¡HAY QUE VER QUÉ BIEN VIVES!

Nadie sabe mejor que un freelance que trabaja desde casa lo incómodo y la impotencia que genera que te digan frases de este estilo. Si bien es cierto que en mi caso personal yo aprovecho mucho mejor el tiempo ahora que estoy en un coworking – creo que me organizo mejor y respeto más mi tiempo libre para hacer otro tipo de actividades – reconozco que, aunque mucha gente así lo crea, trabajar desde casa – aunque sea en pijama y con mayor libertad horaria – no es tarea fácil; necesitas mucha disciplina y fuerza de voluntad y de verdad os digo que aunque no tengas una hora de entrada y de salida, la gente debe comprender que no siempre estás disponible para hacer cualquier  otro tipo de cosas.

El tener una hora de entrada y de salida en el trabajo te va a suponer que la gente no te moleste en cualquier momento del día y comprendan que, por muy freelance que seas, tú también estás ocupad@. 

Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/
Fotografía: http://elpatiodelapierna.net/

10. TE HARÁ SENTIRTE UNA PERSONA MUCHO MÁS PRODUCTIVA, EN TODOS LOS SENTIDOS

Una de las cosas más importantes es saber organizar tu agenda, de esa manera te sentirás satisfecho y disfrutarás el doble de tu tiempo libre. No siempre la cantidad de horas que se trabajan va vinculado a la productividad, así que organízate, intenta realizar tus tareas durante el tiempo que pases en el coworking y desconectar en cuanto salgas por la puerta. Aprender a disfrutar del tiempo libre y desconectar del trabajo es uno de los secretos de la felicidad. 

Mi top ten de cosas que me motivan en Malasaña (y otras no tanto)

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

Hace un tiempo os conté que quería escribir un post hablando de las cosas que me motivan – y otras no tanto – de Malasaña. Como bien sabéis los que me seguís habitualmente, este año he sufrido un “ligero” desenamoramiento temporal del barrio, y es que a veces hacer prácticamente el 100% de tu vida, tanto personal como laboral en sus calles, puede llegar a saturarte hasta el extremo. He querido dejar este post para ahora, que en mi cabeza ya está rondando el volver a mudarme al centro, porque no quería escribir algo demasiado pesimista; yo adoro este barrio, con sus pros y sus contras, y siempre lo comparo a una pareja de mucho tiempo, que hay días que te despiertas realmente enamorada de ella y otros en cambio, necesitas perderla de vista. Bueno, así soy yo con las parejas, quizás ustedes gocen de algo más de paciencia… Así que aquí van las diez cosas que me motivan de Malasaña, con sus pros y sus contras… ¡Empezamos! 

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

1. MALASAÑA DA VIDA… Y OTRAS VECES TE RESTA CALIDAD DE VIDA

Yo soy de una ciudad de provincias, preciosa y pequeñita, donde no estamos habituados a ver vida por las calles las 24 horas del día; en mi ciudad los domingos son para estar en casa – aunque eso está cambiando poco a poco – y por eso cuando puse por primera vez un pie en Malasaña, supe que tenía que vivir aquí por lo menos unos cuantos años: Calles llenas de gente, oferta gastronómica con terracitas incluso en los meses más fríos, pequeños comercios, actividades a pie de calle, ocio de lunes a domingo… ¡Así da gusto! Pero querid@s, el problema de toda esta actividad frenética que no para llega cuando vives en una de las calles más transitadas del barrio y cae la noche… Silencio, bendito silencio… ¡No sabes lo que se te puede llegar a echar de menos! Y es que si el ruido de la gente, los gritos de exaltación de la amistad y las canciones típicas de las salidas nocturnas no te permiten dormir, a la mañana siguiente te resultará harto difícil disfrutar de todo lo mencionado en las primeras líneas. Os lo digo por experiencia. Si venís a vivir al barrio, buscad una calle poco transitada, seréis mucho más felices. 

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

2. MALASAÑA ES UN PUEBLO EN MEDIO DE UNA GRAN CIUDAD, CON SUS PROS Y SUS CONTRAS

Vivir en Malasaña te producirá una sensación muy extraña: Te parecerá que vives en una pequeña ciudad en la que dispones de todo, pero en apenas unos pasos, estarás en Fuencarral y Gran Vía, dos de las calles comerciales más conocidas de la capital. Me encanta la sensación de poder salir con tu carrito de la compra e ir a buscar cada producto a un negocio diferente: La carnicería, la pollería, la frutería, la pescadería, una paradita técnica para tomar el cafelito… Pero como en todo pueblo, deberás ser fiel a cada uno de los negocios o si no comenzarán las malas caras…. ¡Qué le voy a hacer si no puedo seguir pagando un mango a 4 €! Tendré que cambiar de frutería, lo siento… ¿Quieres que me arrodille? Porque esto es así, hay negocios que cuando creen tener el monopolio o saben que venden el mejor producto del barrio, en lugar de parecerte que estás en un pueblo, creerás estar en pleno centro de Nueva York. 

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

3. MALASAÑA RESPIRA, A VECES A PASOS AGIGANTADOS (Y ACELERADOS)

Siempre que hablo con gente que venimos de ciudades más pequeñas, coincidimos en decir que una de las cosas que más nos estresa de Madrid es el metro; yo no sé qué les pasa a los madrileños, pero sea lunes a las ocho de la mañana y tengan que ir a trabajar o sábado a las cinco de la tarde y vayan a dar un paseo en barca al Retiro, SIEMPRE, SIEMPRE, parece que tienen prisa. Y cuando llevas años viviendo en Madrid, te conviertes en uno de ellos y haces exactamente lo mismo: Correr de una línea a otra como si no hubiera un mañana es el pan nuestro de cada día, es imposible no caer en ello. Bueno, pues eso podemos trasladarlo a muchos ámbitos, y en Malasaña este tipo de cosas suceden por ejemplo con los negocios: Si no te das prisa en ir a visitarlos, puede que cuando vayas, hayan cerrado y en su lugar te encuentres un Carrefour Express. Inspirar, espirar, inspirar, espirar… 

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

4. MALASAÑA ES TENDENCIA, LLEGANDO A VECES AL EXTREMO DE LA SATURACIÓN Y LA RIDICULEZ

“Malasaña está lleno de modernos”… ¿Cuántas veces lo habéis escuchado? Y sí, es cierto, no cabe duda de que por lo general, los vecinos de este barrio son muy coquetos y se preocupan por la estética – sí, sí, incluso el que parece recién levantado, que no os engañen. Mentiría si os digo que yo no me dejo influir por lo que lleva la gente puesto o lo que veo en los escaparates y es que, tratando siempre de ser fiel a mi estilo, me influyen las tendencias como a (casi) todo hijo de vecino. Quien diga que no, miente. Pero os diré una cosa – que seguramente no le sorprenderá a los que viven aquí – he llegado a ver cosas que rayan la estupidez: Mes de diciembre, 22 horas, menos 2 grados, un tipo en bermudas, calcetines blancos hasta la rodilla y chanclas de ducha… Querido, tú no creas tendencia, tú tienes un problema… Y como éste, mil ejemplos. Algunos deberían aprender que a veces los límites no están para saltárselos, especialmente cuando dejas de ir vestido para ir disfrazado.

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

5. LOS NEGOCIOS EN MALASAÑA SON ORIGINALES Y ESPECIALES, PERO CUANDO ALGO GUSTA… ¡TODOS A UNA! 

Cuando en medio de una ciudad encuentras un local decorado con muebles vintage, te paras a mirarlo – e incluso a tomar algo – porque te resulta curioso; cuando una pastelería vende pasteles o magdalenas llenos de color y rellenos deliciosos, no te importa rascarte un poco más el bolsillo y probarlo; cuando una tienda vende ropa estampada de esa que se ponía tu madre cuando era joven, entras e incluso te atreves a llevarte alguna prenda que te ayude a verte diferente al resto. Pero… ¿Y si tu calle se llenase de bares decorados con muebles que te recuerdan a la casita del pueblo de tu abuela, de negocios que te clavan por una porción de tarta lo mismo que pagarías en el supermercado por todos los productos y te la pudieses hacer tú en casa o de tiendas que traen hawaianas como churros? En Malasaña sobran sitios hipercuquis y faltan sitios que te pongan una caña con un pincho de tortilla y cacahuetes… ¡Tapas de toda la vida, señores! ¡Eso es lo que queremos! 

¡Y ojo! A mí me encantan ese tipo de negocios, los frecuento muchos días, pero me parece surrealista que sea más sencillo encontrar combos de sushi que un pepito de ternera… ¡Y no saben cuánto lo echo de menos! 

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

6. EN MALASAÑA TODO ESTÁ PERMITIDO… ¿ESO ES SIEMPRE BUENO?

A mí personalmente no me importa que la gente beba en la Plaza Dos de Mayo una lata de cerveza al caer la noche, de hecho reconozco que alguna vez lo he hecho y que se está la mar de bien – a veces incluso mejor que sentada en una terraza; tampoco me molesta – es más, me encanta – que la gente cuando redecora su casa baje los muebles a la calle para tratar que alguien le de una segunda vida. Son cosas que pasan en Malasaña de manera habitual y no le vería ningún pero si no fuese porque en ocasiones, la gente es muy guarra: Si bebes en la Plaza, no dejes la lata tirada en el suelo al marcharte y mucho menos mees contra la fachada de un edificio; si te quieres deshacer de muebles que están destrozados o colchones que tienen más manchas que un dálmata, avisa a los servicios de recogida: NADIE los va a reutilizar porque dan asco. 

No sé cuál es la solución a este tipo de problemas, pero de verdad os digo que a veces despertarse en este barrio y bajar a pasear a tu perrito tan tranquilamente de buena mañana es peor que una ginkana. Lo que se llega a ver por las calles a las nueve de la mañana de un sábado sólo los sabemos los que somos vecinos de este barrio, que vamos saltando obstáculos pasito tras pasito… No sé si las multas son la mejor medida, pero desde luego está claro que falta mucho civismo por parte de algunos y, lamentablemente, nos afecta a tod@s. 

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

7. HACER VIDA EN EL BARRIO ES MARAVILLOSO, PERO RECUERDA… ¡HAY VIDA MÁS ALLÁ DE SUS FRONTERAS!

Vale que Malasaña tiene (casi) de todo y es muy divertido, pero os recuerdo que cerca tenemos otros tantos barrios madrileños maravillosos que os ayudarán a desconectar y a ver la vida desde un prisma distinto (y muy necesario). Vivir, trabajar y disfrutar del ocio y del tiempo libre en el barrio, puede llegar a saturar, así que ya sabes, organiza tu agenda semanal y propónte descubrir otros rincones de la capital que te ayudarán, no sólo a desconectar, sino también a abrir tu mente. 

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

8. SI VIENES A DISFRUTAR DE MALASAÑA, SIEMPRE SERÁS BIENVENIDO, PERO ESO SÍ… ¡RESPETA!

Quienes vivimos en Malasaña está claro que estamos habituados – y en el fondo nos encanta – tener gente alrededor, si no nos iríamos a vivir a otro barrio más tranquilo y listo. Lo que nos gusta es salir a la calle y escuchar risas, bullicio, ver movimiento, en definitiva. Pero eso sí, también nos gusta el silencio – sobre todo cuando al día siguiente te tienes que levantar temprano para ir a trabajar – así que aunque entendemos que vivimos en una zona que no descansa durante las 24 horas del día, agradecemos una infinidad que la gente respete el descanso y la limpieza. Un favor sencillo, ¿Verdad?

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

9. MALASAÑA ES COMO LAS RELACIONES, A VECES QUERRÁS NO SEPARARTE NUNCA DE ELLA Y OTRAS EN CAMBIO DESEAS PERDERLA DE VISTA

¿Nunca habéis tenido una relación de la que estáis profundamente enamorad@s, pero que hay momentos – cuando se va de viaje o sale con sus amig@s – que os sentís tremendamente a gusto sol@s en casa? Pues eso es precisamente lo que nos pasa con Malasaña a los que somos vecinos del barrio. A mi personalmente me encanta la vida aquí, pero cuando he comprado un billete para irme el fin de semana a mi ciudad, desde el lunes estoy deseando que sea viernes y pasar unos días en un lugar tranquilo, en el que poder recorrer las calles caminando sin hacer uso del metro, bajar con 20 € y que te lleguen para ir a cenar y tomar unos vinos, cruzarte con gente que conoces de toda la vida… Pero de pronto, el domingo cuando coges el tren de vuelta a Madrid, tienes la sensación agradable de volver a ver ese “barrio-novi@” y hasta llega a importarte tres rábanos que una hamburguesa pueda llegar a costarte 12 €… ¡Ya puedes volver a abrazarla! Eso es amor, querid@s, amor del bueno…

Malasaña. Fotografía: www.cuandosonries.com
Malasaña. Fotografía: http://www.cuandosonries.com

10. MALASAÑA ES EL MEJOR BARRIO DE MADRID… ¡Y QUE ASÍ SIGA SIENDO! 

A mí sinceramente me da igual que la gente diga que este barrio fue mejor en épocas pasadas, que ha perdido su esencia y que ahora sólo hay hipsters, cupcakes y cervezas artesanales. Yo lo he conocido hace algo más de tres años y he de decir que estoy casi segura de que con el tiempo – quizás cuando pasen unas cuantas décadas – y volvamos aquí con el pelo canoso y un bastón en la mano, diremos que vivir en Malasaña fue una de las mejores experiencias de nuestra vida. Para mí es el mejor barrio de Madrid, me da vida – aunque a veces me la quite – y sí, me estoy reenamorando poco a poco de él, porque como las relaciones largas, nosotros dos también hemos tenido nuestros baches y crisis. Pero yo amo Malasaña, no lo puedo evitar…

Reseña “Un buen chico” de Javier Gutiérrez, una historia que sucede en Malasaña

Polo es un tipo atormentado por un hecho que sucedió en la década de los noventa, momento en el que era un joven componente de una banda musical que solía moverse por las calles de Malasaña durante su época universitaria. En la actualidad, tras unos años en el extranjero, trabaja en un banco y le resulta imposible vivir el presente con su actual pareja, Gabi.

Blanca, otro de los miembros del grupo, intenta hacer su vida sin mirar al pasado y luchando contra los fantasmas que inevitablemente también le atormentan.

Tras diez años sin verse, se reencuentran en una de las calles más conocidas de Madrid y deciden compartir un rato en un bar en el que, tratando de ponerse al día sin profundizar demasiado en aspectos importantes, no pueden evitar remover esos asuntos dolorosos que hasta el momento no han logrado olvidar ni un solo día de su vida.

El abuso de las drogas y el alcohol, lleva a esta pandilla – todos ellos unos rebeldes de clase acomodada, que a pesar de tenerlo todo tratan de aparentar lo contrario – a situaciones que derivarán en sentimientos de culpabilidad y la inevitable disolución del grupo.

Un buen chico” es una novela redonda, en la que se entremezclan diferentes conversaciones que logran captar el dolor, la angustia y el sentimiento de culpa de cada uno de sus protagonistas.

Javier Gutiérrez ha escrito la que para mí es una de las mejores historias que he leído en los últimos años, sabiendo transmitir en cada capítulo todas las sensaciones que viven Polo, Blanca, Nacho, los gemelos, Chino y Gabi y que tiene dos factores extra por los que me ha fascinado: El conocer prácticamente todas las ubicaciones que aparecen en esta novela, que se desarrolla en su mayor parte en el barrio de Malasaña, y el haber elegido a Sara Herranz para ilustrar su portada – @saraherranz en Instagram – a la que os recomiendo que sigáis para ver sus magníficos trabajos.

Teatro: “Desde brotes secos” en Sala Nueve Norte

FACEBOOK “DESDE BROTES SECOS”: Pincha aquí

ENTRADAS: Pincha aquí

DÓNDE: Nueve Norte Teatro (Calle Norte nº9, Malasaña) 

Desde Brotes Secos
Desde Brotes Secos

SINOPSIS:

Desde brotes secos plantea el conflicto de dos familias, arrendadores y arrendatarios. Cuatro personajes sometidos y enfrentados por el miedo a cambiar, a intercambiarse, a perderse, a perder. Todos con un enemigo en común y todos luchando por separado.

“La dignidad no consiste en nuestros honores, sino en el reconocimiento de merecer lo que tenemos”

Aristóteles

 

Desde Brotes Secos
Desde Brotes Secos

  Seguir leyendo “Teatro: “Desde brotes secos” en Sala Nueve Norte”

Reseña “Dextrocardiaco” de Juan Arcones

WEBSITEhttp://juanarcones.com/dextrocardiaco/

La dextrocardia es una enfermedad cardíaca de origen genético, que se da cuando el corazón se ubica en el lado derecho.

El corazón en el lado derecho… ¿Puede afectar eso al comportamiento, a la personalidad de alguien? Históricamente, la zona izquierda siempre ha sido la mala – por eso se la llamaba “siniestra” – ¿Nadie reparó en que el corazón estaba en ese lado maldito?

Juan Arcones,  autor de “Dextrocardiaco”

Juan Arcones, autor de "Dextrocardiaco"
Juan Arcones, autor de “Dextrocardiaco”

Juan Arcones (Madrid, 1986) es escritor, realizador y guionista. Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad complutense de Madrid, completó sus estudios en la New York Film Academy, donde realizó varios cortometrajes. El que dio su espaldarazo definitivo fue su último trabajo, Holden, una historia de amor rodada en las calles parisinas, que cosechó varios premios internacionales. Dextrocardiaco es su primera novela. 

Seguir leyendo “Reseña “Dextrocardiaco” de Juan Arcones”

“Les Follies: Paris, Berlin, New York”, burlesque en el Teatro Alfil

LES FOLLIES: PARIS, BERLIN, NEW YORK

CREACIÓN Y DIRECCIÓN:  Cristiane Azem

PRODUCCIÓN: Rakatum Producciones Artísticas

CUÁNDO: Todos los sábados de Octubre y Noviembre

HORARIO: 20.00 horas

DÓNDE: Teatro Alfil (Calle del Pez, nº10, Malasaña)

Les Follies
“Les Follies: Paris, Berlin, New York”. Fotografía: Arturo Mieussens

ASÍ LO DESCRIBEN:

Llega a la programación de otoño del Teatro Alfil la última apuesta de la directora y coreógrafa brasileña Cristiane Azem: el primer espectáculo en España que propone un recorrido por la evolución del burlesque a través de la danza.

Tras el éxito del pre-estreno en junio, donde se colgó el cartel de no hay localidades, vuelve al Teatro Alfil “Les Follies: Paris- Berlín-New York” un homenaje a todo un siglo de burlesque desde su nacimiento en los locos años 20, al surgimiento del cabaret en la Alemania de entreguerras y a su eclosión como espectáculo de masas en el continente americano de la década de los 60.

"Les Follies: Paris-Berlin-New York"
“Les Follies: Paris-Berlin-New York”. Fotografía: Arturo Mieussens

Una hora y media de espectáculo en la que el público visitará, de la mano de hitos como Jane Avril, Touluose Lautrec, Josephine Baker, Marlene Dietrich, Betty Page o Marilyn Monroe escenarios tan representativos de este movimiento como el Café Le Chat Noir, el Moulin Rouge, los cabarés o Broadway.

Las 20 bailarinas de “Les Follies” trasportarán al espectador y le harán sentir la bohemia parisina y la locura del cancán, el Charleston y las flappers; estremecerse con la sátira y sordidez de las muñecas rotas y los ritmos militares del cabaré berlinés, y vibrar con el swing, el jazz y el rock and roll, las pin-ups y los musicales de Bob Fosse.

A continuación os dejo el vídeo presentación del espectáculo, para ir abriendo boca, a ver qué os parece… ¡Yo no me lo perderé!

Teatro: “Rick y Edu” en la Sala Tu

Os voy a confesar algo: Hasta que me vine a vivir a Madrid cuento con los dedos de una mano las veces que había ido al teatro; algo terrible – pensaréis muchos – y aunque efectivamente así es, por otra parte me encanta esa sensación de emoción y de embelesamiento que me invade cada vez que me siento en la butaca y me dejo llevar por las interpretaciones de los actores, las historias que suceden sobre un escenario, la profundidad de sus voces y sus actuaciones, que nunca dejan de fascinarme… No sé, quizás os suene un poco cursi este párrafo, pero creo que he (re)descubierto la capacidad de sorprenderme con cosas bonitas como el teatro. Y ahora puedo decir tremendamente orgullosa de ello, que cada semana miro las obras que se van a estrenar y me las apunto en la agenda como plan imprescindible.

Y si hay algo que me gusta especialmente es ver las funciones en pequeñas salas, que te ayudan a conectar con los actores y las tramas de una manera mucho más personal; ese es el caso de la Sala Tu, ubicada en pleno corazón de Malasaña, en la Calle Velarde nº 15 – 17, un espacio abierto a la creación artística con un equipo formado en la actualidad por grandes profesionales como son Micaela Quesada, Borja Vera, Gema Monja, David Sánchez y Alfonso Lara, que abren sus puertas a todas aquellas personas que tienen el arte como bandera y modo de expresión, tal y como ellos mismos definen en su página web en un pequeño gran texto de declaración de intenciones que podéis leer en el siguiente link – a mí personalmente me parece un texto precioso:

Leer “Sala Tu. Resistencia Artística”

Fotografia: www.salatu.es
Fotografia: http://www.salatu.es

El sábado pasado tuve la suerte de acudir a ver la obra “Rick y Edu“, en la que durante una hora y media Rick nos abrió las puertas de su pequeño sótano para conocer su peculiar amistad con Edu, un joven maltratado no sólo en su hogar, sino también por la vida. Es la historia de dos amigos, en la que se entremezclan risas, llantos y escenas tragicómicas que nos muestran a dos personas con unas vidas de lo más complicadas que enternecen al espectador y le hacen no pestañear ni un solo instante hasta que las luces se apagan. Emotiva, tierna y entrañable gracias a la magnífica interpretación de David Sánchez y Manuel Brun, dirigidos por Josep Linuesa.

Para aquell@s que estéis interesados en acudir a verla, a continuación os dejo una pequeña ficha técnica:

RICK Y EDU
SINOPSIS: Rick y Edu no son tan extraños ni desconocidos, tampoco viven lejos, están entre nosotros aunque muchas veces no queramos verles. Rick es un hombre que sobrevive en un olvidado sótano de cualquier barrio, de cualquier ciudad. Edu, su vecino, un joven maltratado por la vida y en especial por su padre, será quizás su único amigo a pesar de Rick. Y digo a pesar porque no siempre elegimos a nuestros amigos, son ellos quienes lo hacen, y casi sin darte cuenta, se instalan en tu vida para siempre y no hay quien los eche.
(JOSEP LINUESA)
REPARTO: DAVID SÁNCHEZ Y MANUEL BRUN
DIRECCIÓN: JOSEP LINUESA
HORA: Sábados 20:30 horas y Domingos 19:30 horas
DÍAS: 5, 6, 12, 13, 19, 20, 26, 27 Octubre
PRECIO: 14 euros
RESERVA EN EL TELÉFONO: 910176802

Por mi parte queda absolutamente recomendada, ahora sólo falta tu opinión, que estaré encantada de escucharla…