Wahou! by Mahou, la primera tienda lifestyle de una cervecera en la capital

  • El espacio, el primero que una cervecera abre en la capital, cuenta con objetos de decoración y moda inspirados en el estilo de vida de su icónica marca Mahou.
  • Se trata de un local de carácter colaborativo en el que artistas y marcas pueden desarrollar sus ideas y creaciones alineadas con la estética “mahouista”.

Mahou San Miguel acaba de abrir su primera tienda de estilo de vida en Madrid. Bajo el nombre Wahou! by Mahou, este espacio abre sus puertas, dos años después de que la compañía comenzara a comercializar una pequeña colección que aglutinaba productos inspirados en el estilo de vida de su icónica marca madrileña.

Tras la buena acogida entre sus consumidores y de su andadura online, Mahou San Miguel abre ahora un espacio que contará con elementos de decoración tan demandados y populares como velas, cojines y otros productos para el hogar; accesorios como mochilas, gorras o paraguas; y prendas como camisetas y calcetines. Sus objetos y colecciones, inspiradas en la estética Mahou, han sido elaborados bajo criterios de sostenibilidad por
productores locales de España y Portugal.

El céntrico barrio de Chueca cuenta desde hoy con una nueva propuesta dentro de su amplia red de tiendas. Ubicado en el número 27 de la calle Augusto Figueroa, el estilo de vida de un auténtico “mahouista” ya tiene un rincón propio urbano y juvenil. La tienda, además, contará con un córner dedicado a las colaboraciones que la cervecera ya ha llevado a cabo con otras marcas y las que llegarán en el futuro.

Entre ellas, destaca la colección de calcetines de la mano de Jimmy Lion, una propuesta de zapatillas Victoria Sketch con diseños vanguardistas, la original colección de calzoncillos elaborada junto a The Cool Cactus, la colaboración con PeSeta inspirada en la fábrica de Mahou o los coloridos relojes de Mr.Boho. Además cuenta con un espacio colaborativo abierto a jóvenes diseñadores y artistas que se dejen inspirar por Mahou, su historia y su imaginario para llevar a cabo sus creaciones.

Con motivo de su inauguración, Wahou! by Mahou cuenta con un 10% de descuento hasta el 31 de diciembre.

Descubriendo Araldo, pizzas y helados con auténtico sabor italiano

ARALDO, ARTE DEL GUSTO

DÓNDE: Calle de los Madrazo, nº5, 28014 (Madrid)

MÁS INFORMACIÓN: www.araldoartedelgusto.es

INSTAGRAM: @araldomadrid

(Todas las fotografías de este artículo pertenecen a la página de Facebook de Araldo Arte del Gusto Madrid)

Casi todos los blogs que tienen como temática alguna ciudad, suelen incluir la categoría de gastronomía, ya que las recomendaciones de restaurantes es una de las cosas que más interesa a los visitantes. Como podéis comprobar, ese no es mi caso y se debe a dos motivos: el principal es que no me gusta demasiado salir a comer fuera y por otra parte, no me atraen los artículos culinarios, pero el de hoy me parece el mayor descubrimiento que he hecho este año en Madrid y se merecía un espacio destacado en Esto es Malasaña, a pesar de estar algo alejado de las fronteras del barrio. Araldo es, sin duda, mi opción preferida para degustar las mejores pizzas que (me atrevería a decir) he probado en toda mi vida.

Araldo nació en Verona en el año 2004 con la misión de elaborar pizzas y helados con auténtico sabor italiano; sus propietarios, Vittorio y Sonia seleccionan los mejores ingredientes y materias primas con denominación de origen italiana, consiguiendo que, además de sanas y saludables, potencien su sabor y mejoren su digestibilidad.

Sus pizzas se preparan con harina biológica semi integral molida a piedra, procedente de un trigo no modificado genéticamente, masa madre con reposo de al menos 60 horas, a temperatura y humedad controladas, y aceite de oliva virgen extra. Todo ello, da lugar a una deliciosa pizza rica en fibra, vitaminas y nutrientes que en 2013 y durante seis años consecutivos, la guía Gambero Rosso (la más prestigiosa de Italia) ha premiado con dos estrellas como una de las mejores pizzerías italianas.

A pesar de que la pizza es la protagonista principal de Araldo, os recomiendo que dejéis un huequito para sus helados caseros y elaborados sin gluten.

En Araldo encontraréis un espacio acogedor, fusión de estilos entre industrial y retro, en el que degustar el auténtico sabor italiano: entrantes variados, pizzas ligeras, suaves por dentro y crujientes por fuera y postres caseros que te harán querer repetir la experiencia una y mil veces. Además, su personal es amable y te hace sentir que la ciudad se para, convirtiendo la hora de la comida o de la cena en un oasis de calma y tranquilidad.

MIS PREFERIDOS DE SU CARTA

Como entrantes…

  • Aceite y queso Grana curado 24 meses
  • Ensalada con mozzarella, aceitunas verdes, cebolla a la brasa y tomates rojos semi secos.

Las pizzas…

  • QUATTRO FORMAGGI: Fiordilatte, Gorgonzola, Asiago y Grana Padano.
  • SAN GIACOMO: Tomate San Marzano confitado, queso Grana Padano curado 24 meses, queso burrata, tomates semi-secos rojos y amarillos.

Y de postre…

  • COPA CHOCOLATE: Helado de chocolate, pepitas de avellanas y salsa de avellanas.

 

Exposiciones Madrid: Berenice Abbott, retratos de la modernidad

BERENICE ABBOTT. RETRATOS DE LA MODERNIDAD.

COMISARIA: Estrella de Diego

DÓNDE: Sala de Exposiciones Recoletos, Paseo de Recoletos nº 23, 28004 (Madrid)

CUÁNDO: Hasta el 25 de agosto de 2019

HORARIO:

Lunes de 14:00 a 20:00 horas

De martes a sábado de 10:00 a 20:00 horas

Domingos y festivos de 11:00 a 19:00 horas.

PRECIO: 3 euros, lunes entrada gratuita

#expoBereniceAbbott

Más información, pincha aquí

Una de las ventajas que tiene pasar el mes de agosto en Madrid es que puedes disfrutar de muchos planes de una manera más relajada que el resto de año y por eso hoy os quería proponer una de las cosas que más me gusta hacer los días de verano en la capital: visitar exposiciones. Aunque os hablaré de varias a lo largo de este mes, hoy os voy a recomendar la de Berenice Abbott, en la Fundación Mapfre.

Nueva York, 1918. La fotógrafa Berenice Abbott aterriza en la ciudad desde Springfield (Ohio), donde veinte años antes había nacido, y descubre todo aquello que marcará no solo su carrera, sino también su vida: comienza a relacionarse con artistas e intelectuales de la época y aunque desde el principio ella aspira a ser periodista, al no disponer de medios económicos, se ve forzada a aceptar trabajos que le ayudan a sobrevivir. A pesar de las trabas que encuentra en el camino y gracias a su aguda mirada, consigue a través del objetivo de una cámara captar la ciudad y sus gentes: nos muestra el cielo, el suelo, los edificios y las noches de Nueva York, sus experimentos físicos que parecen captar las luces de la propia ciudad y además logra convertirse en una de las grandes retratistas del siglo xx.

Ver su exposición, en la que también podemos disfrutar de las fotografías de Eugène Atget – de quien Berenice descubrió la manera de mirar del documentalismo artístico – es adentrarse en un mundo que se creó hace ya un siglo, que se aleja de las ediciones y los filtros a los que esta era nos tiene tan acostumbrados y nos muestra una belleza real, sin maquillaje ni artificios, pero plagada de naturalidad, juegos de luces y sombras y majestuosidad.

Durante todo mi paseo por la exposición de Berenice, no dejaba de pensar en cómo verían esas fotografías las personas que nunca habían salido de su pueblo y descubrían la ciudad de Nueva York, con sus rascacielos infinitos y sus gigantescas extensiones de asfalto rodeadas de vidas completamente diferentes a las suyas. Si vas a visitar la exposición, te recomiendo que intentes ponerte en la piel de esas personas y te dejes sorprender por su maravillosa manera de captar instantes, porque en el fondo, y aunque ahora estemos habituados a poder ver cualquier parte del mundo a golpe de un “clic”, jamás podremos vivir ese Nueva York que tan bien retrata y eso nos invita a poder soñar cómo habría podido ser nuestra vida hace un siglo.

Los helados gallegos “Gamela” llegan a Chueca

HELADOS GAMELA: GALLEGOS, ARTESANALES Y PERSONALIZABLES

WEBSITE: www.heladosgamela.es

DÓNDE: Calle Pérez Galdós nº5 (Chueca, Madrid) 

Pide a través de Deliveroo para disfrutarlo en casa, pincha aquí

************************************

Cuando yo era pequeña mi padre trabajó durante una temporada en un pequeño (y maravilloso) pueblo de la zona sur de Galicia que se llama Baiona, donde nació precisamente la primera heladería Gamela. Recuerda el sabor de sus helados como uno de los más ricos que ha probado jamás y ahora los que vivimos en Madrid tenemos la fortuna de poder probarlos porque acaban de instalarse en el centro de Madrid (en el barrio vecino de Chueca), ofreciendo sus helados naturales, artesanales y totalmente personalizables, elaborados con ingredientes de primera calidad.

No cabe la menor duda de que si hay algo que podemos destacar de la gastronomía gallega es la calidad de sus materias primas y Gamela nos ofrece su versión más dulce a través de sus helados hechos de forma artesanal y utilizando productos 100% naturales, que no solo son deliciosos sino también saluldables.

El público madrileño podrá disfrutar de sus diferentes opciones: sus helados de palo (Popitos de crema y Popifrutas) que a cada mordisco dejan ver trozos de fruta y frutos secos que han utilizado para su elaboración, yogures helados a los que puedes añadir fruta natural, cereales o chocolate, los Smoothies o los batidos, hechos a base de helado, leche o agua, al gusto.

Además, se ha incorporado la opción de personalizar en el momento los helados de palo cremosos: se elige entre todos los sabores lácteos, después se escoge la cobertura y posteriormente se adorna el helado con uno de los toppings – nueces, avellana o almendra para los más clásicos y para los más sibaritas, mango o frambuesa liofilizados.

Yo, como experta y golosa catadora de helados, puedo deciros que están deliciosos y son una opción perfecta para los amantes de los helados naturales, artesanales y completamente diferentes a lo que estamos habituados. Les desearía mucha suerte, pero estoy segura de que Helados Gamela no la necesita, porque solo hay que probarlos para saber que no podrás no repetir, escogiendo entre sus variados sabores. Y es que siendo gallegos, sabía que no me iban a decepcionar. 100% recomendables mis paisanos, os lo garantizo.