Exposiciones Madrid: William Klein en Fundación Telefónica

WILLIAM KLEIN. MANIFIESTO

COMISARIA: Raphaëlle Stopin

DÓNDE: Espacio Fundación Telefónica, calle Fuencarral nº 3 (Madrid)

CUÁNDO: Hasta el 22 de septiembre de 2019

Entrada gratuita

#ManifiestoKlein

Más información, pincha aquí

Y seguimos con recomendaciones de exposiciones de fotografía que podéis visitar en Madrid; si ayer os hablaba de la de Berenice Abbott en la Fundación Mapfre, hoy le toca el turno a la de William Klein en la Fundación Telefónica, de la que podréis disfrutar hasta el próximo 22 de septiembre.

William Klein (Nueva York, 1928) es considerado uno de los padres de la fotografía moderna. Esta exposición, la primera gran retrospectiva del artista en España, incluye más de 200 obras y documentos, donde encontraremos sus inicios (muy poco conocidos hasta el momento), pinturas, experimentos fotográficos, las series de ciudades como Nueva York, entre otras, y sus obras sobre moda.

La base del éxito de su fotografía está en que Klein es capaz de estar siempre lo suficientemente cerca del momento exacto y así lo demuestra desde sus inicios (1952 -1953), en los que se centra en la sombra y la luz, los fundamentos de la fotografía. A los 26 años, cuando residía en París, realiza su propia colección de pinturas abstractas, utilizando el medio fotográfico para extenderlo a sus cuadros. Más adelante, da un giro a su trabajo y comienza a centrarse en el ser humano, donde los hombres, mujeres, adolescentes, niños, obreros y aristócratas se convierten en los protagonistas.

En 1954, ya de vuelta en Nueva York, crea un “diario” de su regreso, donde muestra la visión a través de un ojo americano y otro europeo, convirtiendo la ciudad en una tierra que explicará a su manera, mezclándose con la multitud y recorriendo las calles de barrios tan dispares como Harlem, el Bronx o la Quinta Avenida. Sus fotografías transmiten cercanía, imágenes que no son pactadas pero tampoco hechas a escondidas y en las que siempre al menos uno de los rostros que aparecen, está mirando a cámara. En ocasiones la proximidad excesiva deforma y desenfoca, pero lejos de desechar ese resultado, lo convierte en un lenguaje original y expresionista.

El ojo de Klein, que se esconde tras el objetivo, es el protagonista principal de su trabajo, a través del cual nos muestra una fotografía callejera plagada de vida, espontaneidad, desenfoque y movimiento en blanco y negro y también en una atrevida paleta de colores, acercándose incluso a esa clase alta de la sociedad neoyorquina y alejándola de esa fachada distante y aburrida a la que sus retratos nos tenían acostumbrados.

El libro que publica sobre Nueva York en 1956 le lleva a otras ciudades como Roma, Moscú, Tokio o París, la ciudad a la que siempre regresa y en la que ha sabido captar durante décadas la vida de los parisinos, desde sus manifestaciones hasta sus desfiles, compras o momentos más mundanos.

Manifiesto es una de las principales obras artísticas del siglo xx que refleja bajo diferentes prismas la sociedad moderna; “Cuenta la historia de una humanidad cosmopolita, ruidosa y alegre, vivida y observada por un hombre que se regocija incesantemente en su embriagador movimiento, como el de aquellos niños que bailaban ante su lente hace sesenta años”, describe Raphaëlle Stopin, comisaria de la exposición.

Una exposición muy recomendable que, además de trasladarnos a otra época y otras ciudades, retrata la espontaneidad y el momento exacto sin artificios, algo a lo que poco a poco nos hemos ido desacostumbrando y que hasta hace no mucho tiempo era una parte imprescindible en el mundo de la fotografía: la fingida naturalidad que tratamos de reflejar ahora en las instantáneas no hace más que alejarnos de una realidad que sin duda transmite mucha más fuerza y belleza. Para muestra, William Klein.

Cosmética ecológica: Dos recomendaciones made in Spain

Como ya sabéis, este mes abrí una nueva sección en mi blog que se llama “Consumo Responsable”, desde la que os hablaré a través de diferentes posts de aquellas propuestas y marcas que me ayudan a aportar mi granito de arena en esta manera de consumir que se ajusta a las necesidades del planeta, escogiendo las opciones que más favorecen al medio ambiente y también a la igualdad social.

Es importante que tengamos en cuenta a la hora de consumir qué efectos tiene el consumo, no solo en mí, también en los demás, la huella ecológica que dejan y los derechos y las condiciones de sus trabajadores, asegurando también la calidad de lo que hemos comprado.

En este segundo artículo – en el primero os hablé de la slow fashion – os quería recomendar mis dos marcas de cosmética de cabecera. Yo, que he sido una persona con problemas de piel desde mi más tierna adolescencia, descubrí la cosmética ecológica hace ya seis años y desde entonces (salvo escasas excepciones que cada vez son menos) la utilizo no solo para el rostro, sino también para el cuerpo y para el pelo. Cuando yo era (más) joven, recuerdo lo complicado que era encontrar tratamientos que te ayudasen a cuidar tu piel y si tenías algún problema (acné, piel atópica o similar) solían recomendarte productos de farmacia que costaban generalmente muy caros o, en mi caso, el temido Roacután. Mi piel mejoró, de eso no cabe la menor duda, pero a día de hoy pienso que si entonces hubiese tenido más a mi alcance este tipo de cosmética y alguien que supiese asesorarme sobre los problemas que tenía y las rutinas que debía haber seguido, podría haber conseguido los mismo resultados  siendo mucho menos nocivos para mi cuerpo.

Para mí comenzar a utilizar cosmética ecológica supuso un cambio radical en mi piel, acompañado siempre de un asesoramiento personalizado y de unas rutinas de mañana y de noche que no suelo saltarme aunque me esté cayendo de sueño (esto es fundamental). Lo importante es saber qué tipo de piel tienes y qué es lo que necesita: un estudio detallado de tu piel es el primer punto a tener en cuenta para poder utilizar los productos con las propiedades adecuadas para tus necesidades. Yo no soy dermatóloga, ni especialista en este tema, así que no me quiero meter a daros recomendaciones muy concretas acerca de qué hacer dependiendo del tipo de piel que tengáis, pero sí que os digo que la limpieza, una alimentación equilibrada y beber agua son tres pilares fundamentales a tener en cuenta en vuestro día a día.

Mantener una piel sana no tiene por qué resultar costoso. Para muchos bolsillos es un lujo poder hacerse una limpieza profunda cada mes o tener muchos productos en la repisa de tu cuarto de baño: no te preocupes, en la medida de lo posible, contar con los productos adecuados y unas pautas diarias, pueden resultar igual de positivo. Por eso hoy os quería hablar de las dos firmas que yo utilizo: Amapola Biocosmetics y Pielsana Pilar Ruiz.

La primera que descubrí fue Amapola Biocosmetics, expertos en fabricación de productos cosméticos saludables y sin tóxicos con más de 20 años de experiencia en los que formulan y fabrican sus productos con ingredientes vegetales ecológicos certificados. Su laboratorio está en Segovia y también tienen tienda física en Barcelona (Calle Boria nº 20), aunque yo mis pedidos los suelo hacer online o en algunas de las ferias a las que acuden.

Disponen de diferentes líneas de productos: cuidado facial, cuidado corporal, para niños y bebés, protección solar, balsámica, aromaterapia y jabones. Entre mis productos destacados – teniendo en cuenta que mi piel es mixta con tendencia a acné – destacaría la línea de azahar y frambuesa (la crema facial y el contorno de ojos), basados en las propiedades antioxidantes y regeneradoras del aceite de frambuesa y calmante y protector del aceite de azahar; la BB Cream, una crema ecológica con aceite de mango y avellana que en algunas épocas del año utilizo sin ponerme debajo una crema hidratante ya que nutre la piel en profundidad, es antiedad y se extiende con facilidad (está disponible en tres tonos diferentes); la línea balsámica (el Roacután me afectó mucho a la sequedad de los labios y por eso tengo que hidratármelos constantemente a pesar de que ya ha pasado más de una década desde que finalicé el tratamiento). El bálsamo que más me gusta es el de caléndula y miel, aunque  todos aportan un extra de hidratación, perfecto para aplicarte antes de cualquier labial (especialmente los secos) o antes de acostarte. Durante el verano pasado descubrí su after sun que combina aceites vegetales con manteca de karité, ayudando a nutrir las capas más profundas de la epidermis y este año apostaré también por su protector solar de 50 (ya en mis manos) que está especialmente indicado para niños y para las pieles más blancas y sensibles. Actualmente estoy empezando a utilizar por las noches su serum facial de caléndula y geranio, perfecto para pieles enrojecidas o congestionadas que se irritan con facilidad (a mí me sucede mucho con los cambios de temperatura): calma, oxigena y aporta suavidad y una de las cosas que más me gusta, no deja ese aspecto tan grasiento en la piel que a mí personalmente me incomoda mucho.

Os recomiendo que visitéis su página web y que ante cualquier duda les contactéis para que os sugieran los productos que más se amolden a las necesidades de vuestra piel. En mi opinión, la sensación es totalmente distinta a la hora de utilizar cosmética convencional o cosmética ecológica (entiendo que la gente con piel problemática notaremos mucho más el cambio) y yo os recomiendo el cambio al 100%. Son muy profesionales y además los envíos llegan muy rápido y la mar de bonitos (qué queréis que os diga, a mí además de por el estómago, se me conquista por la vista y, en el caso de Amapola, también por el olfato).

De la segunda firma de cosmética ecológica de la que os quería hablar la descubrí en 2decológico, una de mis tiendas de cabecera en Malasaña y, aunque de esta marca no utilizo tantos productos, hay dos que me tienen totalmente enamorada. Pielsana Pilar Ruiz nace en el año 2005, abriendo su laboratorio en la sierra de Madrid, donde elaboran sus productos de manera artesanal, libre de químicos y que ayude en los procesos de curación y mejora de nuestra piel. Si queréis conocerla de manera personal, el día 26 de mayo va a dar una charla en el local de 2decologico en donde hablará de la nutrición a través de la piel y hará asesoramientos personalizados para el cuidado de la piel de cada asistente. En este enlace podéis encontrar toda la información.

Los dos productos que más utilizo de esta marca es la crema regeradora de rosas, que proporciona hidratación profunda y duradera tanto a pieles normales, secas e incluso, como es mi caso, a las sensibles. Yo la utilizo tanto de día como de noche y, además de hidratación, proporciona una textura realmente sedosa a la piel. El segundo es el tónico de salvia en formato spray, que ayuda a descongestionar las capas de la piel y regula su equilibrio natural.  Yo personalmente el tónico lo utilizo mucho en verano, sobre todo para refrescar mi piel cuando llegan las altas temperaturas.

Decidí escribir este post no solo porque quería hablaros de mis dos tiendas de cosmética ecológica de cabecera (aclaro, por si las moscas, que no es un artículo patrocinado) sino porque yo, que he sufrido de problemas de piel durante toda mi vida, habría agradecido mucho poder leer un artículo de alguien que hubiese pasado por lo mismo y que me hubiese ofrecido alternativas diferentes a los medicamentos o la cosmética convencional. Cada piel es un mundo, pero en mi caso, sentí un cambio a mejor con la cosmética ecológica que no había sentido hasta ahora con ningún otro tratamiento. Lo importante es que encuentres aquellos productos que se ajusten a las necesidades de tu piel y para ello lo mejor es dejarte aconsejar por especialistas. Espero que esta entrada os pueda ser de ayuda y si probáis alguno de los productos, que me dejéis en los comentarios o en las redes sociales qué os han parecido.

Descubriendo “By the vegan”, creaciones éticas y sin crueldad

BY THE VEGAN

 

 

WEBSITE: Pincha aquí

INSTAGRAM: @bythevegan

CONTACTO: Mensaje directo en Instagram o bythevegan@gmail.com

***********************************************

Hace unas semanas descubrí a través de Instagram By the Vegan y no pude evitar hacer mi primer pedido. Se trata de una marca en la que puedes encontrar joyería hecha a mano por Irene Giménez, una orfebre venezolana, y moda ética elaborada sin crueldad de ningún tipo. Están afincadas en Madrid, por lo que si vives en la zona centro, podéis concretar un lugar para hacer la entrega del pedido y de esa manera podrás ahorrarte los gastos de envío.
Su filosofía se sostiene en cinco pilares fundamentales: Libre de crueldad, producción consciente, donaciones, embalaje reciclado y veganismo.

 

  • LIBRE DE CRUELDADTodos sus productos son veganos, creaciones libres 100% de crueldad en la que no utilizan ningún producto de origen animal dentro de su proceso de fabricación, incluyendo los materiales y el empaquetado.
  • ELABORADO ÉTICAMENTE (PRODUCIDO CONSCIENTEMENTE)El amor y el respeto son la clave y cada uno de sus productos se elabora de manera justa, sin explotación humana o animal.
  • DONACIONESUn porcentaje de las compras es donado para ayudar a los animales que lo necesitan, así que cuando hagas tu pedido, puedes consultarle con qué asociaciones colaboran.
  • EMBALAJE RECICLADOPara contribuir al mantenimiento de nuestro planeta utilizan un empaquetado 100% ecológico, hecho por sus proveedores con cartón reciclado.
  • VEGANISMOVivir en armonía y dar a los animales los derechos que se merecen es fundamental para ellas, por lo que tratarán de inspirarte y compartir el estilo de vida consciente, donde ser bondadosos con todas las especies y con nuestro medio ambiente es crucial para tener un futuro sostenible.
Mi primer pedido fue de joyería y debo decir que además de ser muy rápidas en la entrega, la presentación y los productos son de una calidad excelente, muy finos y con motivos frutales o que inspiran a vivir en armonía con la naturaleza. Os animo a que echéis un vistazo a su página web o a su instagram, que es donde suelen estar más activas, por lo que os recomiendo que si queréis hacer un pedido les contactéis por mensaje directo en el caso de que tengáis una cuenta en esta red social y si no en el mail que figura en la parte superior de este post. Me encanta descubrir proyectos tan bonitos que acaban de nacer y que desde Esto es Malasaña les deseamos toda la suerte del mundo.

Descubriendo “Amapola Biocosmetics”, para quien ama lo natural

AMAPOLA BIOCOSMETICS

WEBSITE Y VENTA ONLINE: www.amapolabio.com

FACEBOOK: amapolabio

LABORATORIO: Calle de la Iglesia nº51 – 40197 (Segovia) Teléfono: 921 40 68 59

TIENDAS: Calle de Moratín nº 42 – 28014 (Madrid) Teléfono: 916 25 61 82

Calle Boria nº 20 (Perpendicular a Vía Laietana) – 08003 (Barcelona) Teléfono: 93 513 12 92

No experimentado en animales/ Envases reciclables y reutilizables/ Sin derivados del petróleo, conservantes ni perfumes artificiales/ Proceso de fabricación no contaminante

0,7% de las ventas destinado a proyectos sociales

************************************************************************

En lo que respecta a esos secretos de la naturaleza, con los que ella nos ha enseñado cómo embellecer y hacer a la mujer más bonita, al llegar a mis manos, no puedo hacer otra cosa que difundirlos en beneficio de aquellas a las que debo un respeto tan grande

Nicholas Culpeper

Amapola Biocosmetics
Amapola Biocosmetics

Si eres un lector habitual de este blog y mis redes sociales, sabrás que la cosmética natural es una de mis grandes debilidades, posiblemente porque desde bien pequeña he tenido muchos problemas que me han impedido utilizar cosmética comercial, así que quizás a la fuerza, me he convertido en una “experta” en cosmética natural, que desde siempre ha sido la que mejor le ha ido a mi piel. Hace unas semanas descubrí Amapola Biocosmetics y hoy os quiero contar algunos detalles sobre ella; a mí me han venido muy bien los productos que ahora he añadido a mi rutina facial y además cuentan con diferentes líneas dependiendo del tipo de piel que tengas.

Ana Isabel de Andrés, directora técnica, promotora y dueña de AMAPOLA Biocosmetics, nos cuenta que para elaborar sus productos, lo principal es empezar por los ingredientes; se dedican a seleccionar materias primas interesantes, dejando la química a un lado y buscan cosas más sencillas y elementales – ingredientes de tierras lejanas, pero también del jardín de casa o de recolección silvestre y bosques segovianos – y con el tiempo aprendieron a apreciar los olores de los aceites esenciales, a sentir las texturas de los aceites vegetales y en general a apreciarlos con los cinco sentidos.

De esta manera nació su primer cosmético, un aceite limpiador facial hecho con aceite de almendras  con aceite de germen de trigo, aceite de manzanilla y unas gotitas de aceite esencial de limón y a partir de ahí se abrieron muchas más puertas, con tantos aceites que poder utilizar, aguas florales, extractos de plantas, fórmulas que poner en marcha unidas a la creatividad que han dado lugar a una firma que se basa en su amor por lo natural.

Con sus productos quieren conectar al hombre y la mujer de hoy con su instinto más primitivo, su esencia y su naturaleza porque para ellos, la piel es un espejo que refleja el estado de ánimo y para ello cuentan con diferentes líneas que os detallo a continuación:

  • ROSA MOSQUETA: Reconocido como uno de los aceites más valiosos que existen, combina en su composición vitaminas y ácidos grasos esenciales, fórmula que actúa como potente regenerador cutáneo, retrasando la aparición de arrugas y paliando las marcas producidas por cicatrices.
  • CALÉNDULA: Sus alargados pétalos anaranjados actúan calmando y disminuyendo el picor, el enrojecimiento y la descamación de la piel.
  • LÍNEA FACIAL: Leche limpiadora que elimina los restos de suciedad, suave exfoliación a base de hueso de albaricoque para que desaparezcan los puntos negros y células muertas, mascarilla para calmar y aportar nutrientes y tónico facial que cierra los poros y corrige imperfecciones.
  • LÍNEA CORPORAL: Ligeras cremas corporales que te nutren, suaves óleos olorosos, bálsamos para aliviar el cansancio de tus pies o ungüentos para las articulaciones.
  • LÍNEA BEBÉ: Productos seguros y eficaces como la manzanilla, el aceite de almendras, aloe vera o la manteca de karité. Ingredientes 100% ecológicos que protegen y evitan cualquier tipo de irritación.
  • LÍNEA BALSÁMICA: Bálsamos imprescindibles para la salud de toda la familia que no pueden faltar en tu botiquín casero.
  • LÍNEA ARGÁN: Recupera para tí los secretos de belleza de las mujeres bereberes y crea una línea de productos a base de aceite de argán, manteca de karitée incienso, que revitalizan y rejuvenecen tu piel.
  • LÍNEA FACIAL PARA ÉL: A base de cedro y aloe vera, pensada para el cuidado y aseo diario masculino en tre pasos: limpieza, afeitado e hidratación.
  • LÍNEA SOLAR: El aceite de burití, originario de la selva amazónica, protege y broncea la piel sin quemarla. Protección solar segura que combina los filtros minerales con los aceites y mantecas más nutritivas, para que todos podamos tomar el sol.
  • AROMATERAPIA: Los aceites esenciales se extraen de las plantas aromáticas por destilación y son complejos y delicados elixires empleados desde la antigüedad, que aplicados sobre la piel la equilibran y embellecen.
  • JABONES: De exquisitas texturas, se elaboran atendiendo a antiguas recetas de belleza, combinando propiedades de diferentes elementos para todo tipo de pieles.
  • ACEITES CORPORALES: Para momentos de tranquilidad y placer, acompañados de un masaje con aceites que nutren y fragancias que envuelven al exhalarlas para hacer que te sientas mucho mejor.
  • SALES Y BARRO DEL MAR MUERTO: Con diferentes propiedades que equilibran la piel  y la dejan como nueva.
Amapola Biocosmetics
Amapola Biocosmetics

Como siempre os digo cuando hablo de  estos temas, cada piel es un mundo, así que te recomiendo que entres en su página web y revises sus productos, para que veas cuál es exactamente el que encaja con tu tipo de cutis. Para mí, que tengo problemas de piel desde la adolescencia, uno de los mayores beneficios que encuentro en la cosmética natural es que me hidratan sin dejarme una sensación grasa y que para dormir, sus aromas naturales me ayudan a relajarme. Desde que utilizo este tipo de productos he logrado mantener mi piel hidratada y sana, algo que no me sucedía con cremas que utilizan químicos – por muy de alta gama que fuesen. Descubrir el tipo de crema que va con tu tipo de piel es todo un proceso, pero por experiencia os digo que se puede conseguir siempre que mantengas una rutina de limpieza e hidratación tanto de día como de noche. A mí personalmente me van muy bien las que contienen aceite de argán y rosa mosqueta – muy pronto espero poder haceros un vídeo en el que os cuente con detalle nuevos descubrimientos de cosmética en el que incluiré esta firma.

Una tienda 100% recomendable en la que además os asesorarán sin ningún problema y que a mí me ha encantado. ¡Espero vuestras opiniones!