RESEÑA: “LAGUNAS” DE SARAH HEPOLA

“LAGUNAS”

Autora: Sarah Hepola

Editorial: www.pepitas.net

246 páginas, tapa blanda con solapa

Sarah Hepola ha colaborado con The New York Times Magazine, New Republic, Glamour, Elle, Slate, The Guardian y Salon, donde trabaja como editora. Ha escrito sobre música, cine y viajes, ha sigo bloguera de sexo, columnista de belleza y profesora de Lengua. Actualmente vive en Dallas.

Para Sarah Hepola beber significaba ser libre, era parte de su derecho a ser una mujer fuerte y moderna del siglo XXI. El alcohol era “la gasolina de toda aventura”, su llave para ser más divertida, más atractiva, más ingeniosa, el silenciador de ese  metrónomo que resonaba en su cabeza y ponía de manifiesto su confusa e imprefecta naturaleza. Sin embargo, a menudo se despertaba con lagunas y pasaba las mañanas tratando de reconstruir las horas previas: “¿Qué dije anoche? ¿Quién es este tipo? ¿Dónde estoy?”.

Lagunas es un libro escrito con una sinceridad inperturbable y un humor sutil. Es la historia de una mujer como cualquier otra, una mujer que inicia a tientas una nueva aventura: la de dejar de beber para encontrar de nuevo su lugar en el mundo; para reconciliarse consigo misma, con su vida pasada y con lo que está por venir.

Recuerdo – mejor dicho, no recuerdo – mi primera y única gran laguna. Yo todavía vivía en A Coruña y estaba en la universidad; había salido con la que por aquel entonces era una de mis mejores amigas y habíamos decidido ir a tomar licor café a un bar que tenía una reputación un tanto dudosa. Decidimos quedarnos en la barra, porque la idea era tomar un chupito e irnos a otro sitio, pero uno se convirtió en una botella entera. De esa noche tengo una sensación borrosa de euforia en mi cabeza, de hablar con mucha gente y de sentir ansiedad por divertirme. Lo siguiente que recuerdo es levantarme por la mañana en mi cama, mirarme al espejo y ver que tenía una herida sobre el labio en forma de bigote hitleriano y la columna vertebral totalmente raspada. Y con esa clase de preguntas de las que habla Sarah en Lagunas – propias de cuando te levantas sin saber ni dónde estás ni cómo has logrado llegar a tu casa – pude llamar a mi amiga y descubrir que la noche anterior mi euforia me llevó a salir corriendo del bar y que le resultó imposible alcanzarme. Lo que sucedió en esas horas que para mí no existieron, es todo un misterio. Esa fue la última vez que tomé licor café.

Os confieso que tuve que empezar Lagunas hasta tres veces para ser capaz de terminarlo y no porque sea una lectura complicada o porque me resultase aburrido, sino porque me generaba una sensación muy desagradable, una mezcla entre pena, ansiedad y empatía que me impedía pasar de la página 40, pero una vez que he logrado llegar al final – encontré en unas vacaciones en la playa el lugar y el momento perfecto para disfrutarlo – debo confesar que lo que realmente me impedía leerlo es que, aunque no en un grado tan elevado como el que cuenta Sarah Hepola, me sentí tremendamente identificada con algunos momentos, vivencias y sensaciones y estoy segura de que si tú también decides leerlo, será difícil que no te pase lo mismo.

Lagunas no es un libro para dejar de beber, ni siquiera es un libro con moralina, pero es precisamente eso lo que hace que te plantees sin apenas quererlo la relación que tenemos en general con el alcohol y lo normalizado que está en la sociedad. Un testimonio en primera persona en el que Sarah Hepola se desnuda para contarnos de una manera real, cruda e incluso a veces divertida, cómo consiguió desvincular el alcohol de su día a día. Un relato sincero que posiblemente te haga recordar esos momentos que, aunque no siempre hayan terminado en laguna, sí habrán evocado en tu cabeza un “trágame tierra” después de haberte bebido una copa de más.

Una vez hayas encontrado el momento adecuado para comenzar a leerlo, no podrás dejarlo.

* Si después de leer Lagunas te quedas con ganas de más, en internet puedes encontrar muchas entrevistas a la autora.

 

DEL 24 AL 27 DE OCTUBRE, REGRESA “ANOTHER WAY FILM FESTIVAL”

ANOTHER WAY FILM FESTIVAL

WEB ANOTHER WAY FILM FESTIVAL

INSCRIPCIONES: pincha aquí (imprescindible para asistir de manera grupal o individual)

#AnotherWay2019 // Facebook // Instagram // Twitter // YouTube

  • Another Way Film Festival celebrará su quinta edición del 24 al 27 de octubre en Cineteca, Filmoteca Española y Sala Equis
  • El festival se une al movimiento estudiantil Fridays For Future con la proyección de Youth Unstoppable, coloquios y talleres de activismo.

Another Way Film Festival, el festival sobre progreso sostenible de referencia en Madrid, celebra su quinta edición del 24 al 27 de octubre de 2019. Lo hará bajo el lema “A veces a una generación le toca hacer historia”. Como en ediciones anteriores, tendrá lugar en Cineteca Madrid y por primera vez el festival amplía sedes a Filmoteca Española y Sala Equis. 

En total se mostrarán 37 películas, de las cuales 19 formarán parte de las secciones competitivas: Oficial e Impacto. También habrá una programación infantil y dos nuevas secciones: Producido en verde, una selección de películas actuales producidas con prácticas sostenibles; y Orígenes, cine clásico y de culto donde las inquietudes sobre medioambiente y sostenibilidad ya eran incipientes.

El festival incluirá 10 actividades paralelas en torno a otros aspectos artísticos, culturales y sociales que, al igual que la programación de cine, seguirán promoviendo y difundiendo los valores en torno a la sostenibilidad y el triple balance: social, económico y medioambiental.

La programación completa y venta de entradas para las películas y actividades saldrá publicada en las próximas semanas en la web del festival.

COLABORACIÓN CON JUVENTUD X EL CLIMA

El viernes 25 de octubre se proyectará Fridays For Another Future, dirigida principalmente a institutos, colegios y universidades. Tendrá lugar en 28 cines y centros culturales de 11 ciudades: Madrid, Badajoz, Bilbao, Burgos, Cádiz, Córdoba, Fuengirola (Málaga), Pamplona, Sevilla, Toledo y Vigo.

Se celebrará junto a Fridays for Future, el movimiento estudiantil global que exige medidas de prevención contra el cambio climático a través de acciones ciudadanas. Cada proyección irá acompañada de un coloquio posterior entre el público y miembros de Juventud x el clima (Fridays for Future en España). Además, en las sesiones de Cineteca y La Casa Encendida habrá un taller de activismo impartido por Greenpeace.

Fridays for Another Future también cuenta con el apoyo de Teachers for Future Spain y la red social de #cineyeducacion de Cero en Conducta. 

La proyección, estreno en Madrid, será Youth Unstoppable, dirigida por Slater Jewell-Kemker (Canadá, 2018). La película captura la vibrante historia sobre cómo jóvenes de todo el mundo están liderando la lucha contra la emergencia climática con el fin de salvar el planeta y su propio futuro.

EL 15 DE SEPTIEMBRE REGRESA MERCATA MAHOU, EL PLAN IMPRESCINDIBLE PARA SABOREAR EL FIN DE SEMANA A BOCADOS

MERCATA MAHOU

El plan imprescindible para saborear el fin de semana a bocados sin dejar de bailar

CUÁNDO: domingo 15 de septiembre

HORARIO: de 12:00 a 18:00 horas

DÓNDE: Espacio Próxima Estación de Príncipe Pío

¿Qué pasa si se juntan en un mismo espacio el gran sabor de la familia Mahou Cinco Estrellas, un imprescindible de la gastronomía tradicional renovado como el bocadillo, y una banda sonora protagonizada por los hits del momento? Mercata Mahou, una cita que reunirá el domingo día 15 en el Espacio Próxima Estación de Príncipe Pío (Calle Aniceto Marinas nº 10) a todas las variedades de cervezas de Mahou Cinco Estrellas, que maridarán con los mejores temazos musicales, y una gran variedad de propuestas de bocadillos gourmet.

El planazo del fin de semana, de entrada libre hasta completar aforo, propone disfrutar de todo el sabor de Mahou acompañado por los hitazos que empezarán a sonar a las 12:00 horas de la mano de Zaza. El DJ residente de Ochoymedio pondrá ritmo a la sesión con la mejor música del panorama indie y urbano. Le seguirán a las 15:00h otros viejos conocidos de Mercata, La Rosa Narcótica, el dúo de DJs residentes de Costa Social Club compuesto por Charlie Cole y Larry Balboa, que tomarán el relevo con los temazos del momento.

Como no podía ser de otra forma en un plan como este, Mahou será el acompañante fundamental. En Mercata Mahou el público podrá disfrutar de una gran gama de cervezas de Mahou, entre las que destaca la ultima incorporación a la familia Mahou Cinco Estrellas: Session IPA. Además, tampoco faltarán las otras referencias de Mahou Cinco Estrellas, la gama de Barrica de Mahou, las propuestas de Maestra de Mahou, Doble Lúpulo y Dunkel, y Mahou 0,0 Tostada.

Si la combinación de música y cerveza daba como resultado un gran plan, Mahou ha vuelto a ir más allá añadiendo una original oferta gastronómica a la ecuación. Una selección de bocadillos gourmet que maridan a la perfección con el resto de ingredientes del plan dando como resultado el planazo de los fines de semana madrileños. Serán ocho propuestas que recogen algunos de los mejores ingredientes de la gastronomía de la capital y que se podrán degustar por un precio máximo de 4€.

Mercata Mahou es un plan de ocio que apuesta por impulsar momentos y experiencias de gran sabor para todos y desarrollar la cultura con experiencias innovadoras. Por eso, impulsa el arte urbano con coloridos grafitis y luminosos diseñados por el artista Bakea, cuyo particular estilo ya ha sido utilizado anteriormente por grupos como Vetusta Morla.

Además, Mahou es muy consciente de la importancia de cuidar el medio ambiente, por eso todo el mobiliario de Mercata Mahou está compuesto por elementos reciclados y reutilizados.

“DRAWING A MOUNTAIN”, UN PROYECTO SOBRE MONTAÑAS E IMPOSIBILIDADES EN ESPOSITIVO

DRAWING A MOUNTAIN. UN PROYECTO SOBRE MONTAÑAS E IMPOSIBILIDADES.

ARTISTA: Laura F. Gibellini

COLABORACIÓN: Irene Cantero y Oriol Fontdevila

CUÁNDO: del 12 al 21 de septiembre de 2019

HORARIO: de martes a viernes de 10.30a 14:30 horas / 16:30a 20.30 horas.

DÓNDE: Espositivo, calle Palafox nº 5 (Madrid)

Espositivo abre la temporada 2019-2020 con Drawing a mountain, una exposición de la artista Laura F. Gibellini sobre las posibilidades del dibujo expandido, centrada en los elementos naturales en su sentido más amplio. Drawing a mountain continúa la investigación iniciada por Gibellini en el Museo de Los Sures de Nueva York durante una residencia artística realizada en 2015 acerca de las posibilidades de mostrar los elementos básicos de la vida vinculados a un determinado lugar. Una búsqueda por capturar la dimensión atmosférica de lugares específicos, superando los límites del dibujo tradicional para introducir materiales como el cristal, la proyección de vídeo o la luz de color en una reflexión ‘ambiental’.

Un proyecto centrado en Sulphur Mountain situada en el valle de Banff, Canadá. Un valle y una montaña creadas por el empuje de un glaciar ya desaparecido y en cuya cima se encuentra una antigua estación de rayos cósmicos, ahora desmantelada. Los rayos cósmicos, emitidos por radiaciones solares, se pueden captar solo en lugares específicos del planeta y son fundamentales para el conocimiento del universo, además de tener una parte activa en el clima—en particular, en la formación de las tormentas. Según F. Gibellini, una clara vinculación entre lo visible y lo invisible del paisaje en cuestión, y un impacto real de lo imperceptible y de lo que se encuentra ausente en la disposición geológica y climática del valle. Elementos como el agua, el aire, la luz, las cualidades atmosféricas de un lugar, adquieren una gran importancia.

Aquello que no tiene forma única ni estable y que es por tanto difícil de representar y así de reconocer, comprenderse y pensar. Son justo los límites de lo perceptible los que me interesa indagar aquí.

BIOGRAFÍAS

Laura F. Gibellini es doctora en bellas artes (UCM, 2010), artista plástico y profesora en la School of Visual Arts de NYC y en la Universidad Complutense de Madrid. Su trabajo se ha mostrado, entre otros, en lugares como Matadero (Madrid); MUSAC (León); HilbertRaum (Berlin); el CCCB/Centro de Cultura Contemporánea (Barcelona); el Museo de Los Sures (NYC); la Accademia di Belle Arti (Roma); Carpe Díem. Arte e Pesquisa (Lisboa); el Boston Center for the Arts (Boston); Anthology Films Archives (NYC); Mass MoCA (Massachusetts); Artist Space (NYC); La Casa Encendida (Madrid); MAC (A Coruña); BIAM
(Amposta); AC Institute (NYC); Centro de Arte Santa Mónica (Barcelona); Slowtrack (Madrid); Vacío 9 (Madrid); Antonio de Barnola (Barcelona); Le Cube (Rabat) o UCCA (Beijing).

En 2013 finalizó su primer proyecto de Arte Público permanente para tres estaciones de la red metropolitana de metro de Nueva York bajo comisión de MTA Arts for Transit & Urban Design.

El primer libro de su trabajo, Construyendo un Lugar/Constructing a Place, fue publicado por la Universidad Complutense de Madrid en enero de 2012 y el segundo, Meditaciones Atmosféricas. Antes del Presente (338U-710U) por NocaPaper y Slowtrack (Madrid) en 2016 y por Publication Studio (Hudson, USA) en 2017.

Gibellini ha sido becaria de la Real Academia de España en Roma (2016-2017) y artista residente en The Banff Centre for Arts & Creativity (Alberta, Canadá, 2017), ISCP (NYC, 2011), The Aldrich Foundation (Connecticut, 2010) y la Künstlerhaus Glogauer (Berlín, 2007).

Además, ha recibido entre otros, un Premio de Creación Artística de la Comunidad de Madrid (2008) y numerosas subvenciones públicas y privadas para la realización de su trabajo.

Irene Cantero trabaja en realidades diversas siempre enmarcadas en artes vivas: los lenguajes del cuerpo –coreografía, interpretación y pedagogía– y la luz –diseño de iluminación. Desarrolla su propia obra y colabora con compañías y artistas independientes
que sostienen una línea entre la danza contemporánea, la performance y los géneros híbridos.

Licenciada en Escenografía en la Real Escuela Superior de Arte Dramático y en Coreografía en el Conservatorio Superior de Danza María de Ávila, Madrid. Ha obtenido becas de creación e investigación como Beca Danceweb-Impulstanz Viena, Ayudas a la producción INJUVE, Residencia en La Fragua y Centro de Danza Canal, Artista residente en la Real Academia de España en Roma, Artistas en residencia en La Casa Encendida y CA2M, etc.

Su práctica artística explora una forma de entender la danza desde la transdisciplinaridad y la resistencia. Han presentado trabajos en Matadero Madrid, Festival Internacional de Danza de Itálica, Sevilla; Festival differenti Sensazioni, Biella, Italia; Festival Danzamos, Madrid; Real Academia de España en Roma, Sevilla Fest, etcétera.

Imparte talleres en diferentes ciudades y espacios y fue profesora en el Conservatorio Profesional de Danza Reina Sofía de Granada. Forma parte de la Cía. Daniel Abreu donde desempeña diferentes tareas: ayudante de coreografía, diseño de iluminación y coordinación técnica. Como iluminadora trabaja como ayudante de Juan Gómez-Cornejo y diseña luces para otras compañías.

Oriol Fontdevila (Manresa, 1978) es comisario y crítico de arte. Ha comisariado proyectos en la Fundació Antoni Tàpies, la Fundació Joan Miró, el Centro de Arte La Panera, el Centro de Cultura Contemporánea El Carme, el Museum of Contemporary Art Vojvodina, entre otros. Forma parte del equipo de gestión de la Sala d’Art Jove de la Generalitat de Catalunya. Ha sido profesor colaborador y profesor invitado en diferentes universidades y programas de estudio.

En 2012 fue reconocido con el Premio Ciudad de Barcelona en la modalidad de Artes Visuales, y en 2015 fue ganador ex aequo del Premio Internacional a la Innovación Cultural del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona.

En 2018, la editorial Consonni ha publicado su primer libro, El arte de la mediación, un ensayo basado en una investigación que recibió el soporte de las becas del Centro de estudios del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y de La Virreina Centro de la Imagen.

CONSEJOS PARA VISITAR MALASAÑA UN FIN DE SEMANA

Vivo en Malasaña desde el año 2012. Cuando aterricé aquí me dejé llevar por lo que era tendencia y por aquello de lo que más se hablaba en los medios y aunque gracias a ello conocí sitios muy bonitos, creo que seguir ese tipo de guías como si fuesen palabra de Dios, te hace perderte muchos rincones que aunque sean más desconocidos, llegan a tener incluso más encanto. Pocas cosas hay en Malasaña de las que no se haya hablado ya, pero en esta guía te voy a dar algunos consejos en los que mi intención no es descubrirte negocios, sino más bien una manera de conocer el barrio a través de la cual puedas escoger qué lugares visitar callejeando, así que ponte calzado bien cómodo que empezamos:

  1. ¿Qué Malasaña quieres conocer? Esta es la primera pregunta que debes hacerte antes de llegar al barrio porque te diré que aunque en Instagram hay rincones y paredes que se han hecho muy populares, os aseguro que no es lo más auténtico que vais a encontrar por aquí. Si quieres fotos bonitas para tus redes sociales, entonces no necesitas nada más que poner el hashtag #Malasaña en el buscador y allí te darán pistas para descubrir dónde está esa pared de ojos o esos helados tan pintones que nos hemos cansado de ver este verano una y otra vez en cientos de imágenes. Pero si lo que quieres es descubrir un Malasaña más barrio, ese que tiene más vida real que virtual, entonces te aconsejo que sigas leyendo este post. Por cierto, esa pared con ojos que seguro que has visto pertenece a Tompai Madrid, una tienda alejada de las modas y tendencias que vende productos de comercio justo a precios muy económicos y en la que encontrarás verdaderas maravillas, así que te recomiendo que entres y eches un vistazo.
  2. Lo mejor de Malasaña, las mañanas: A pesar de que mucha gente, incluso los propios madrileños, identifican el barrio más con el ocio nocturno que con cualquier otra cosa, te recomiendo que madrugues para venir a conocerlo y descubrirás que no siempre es tan bullicioso como lo pintan. A primera hora, es un barrio familiar, con vecinos que se cruzan con algún que otro trasnochado (a veces más de los que nos gustaría, la verdad) cuando van a pasear a sus perros o a buscar las porras del desayuno y que respira un ambiente totalmente diferente al que se pinta en muchos medios. El plan que más me gusta hacer los sábados y los domingos por la mañana es ir a una cafetería a leer mientras me tomo un café, pero aquí puedes escoger muchas opciones: no todo lo moderno tiene que identificarse con algo negativo, así que podrás disfrutar de cafés más tradicionales y de otros más actuales, de desayunos de siempre o de brunch de lo más variados, de mesas de mármol y sillas de madera que chirrían al sentarse o de terrazas donde empezar el día al sol en alguna de las plazas más populares. Hace un tiempo publiqué un post donde hablaba de mis lugares preferidos para desayunar, por si os puede ayudar en vuestra búsqueda.
  3. Lugares interesantes que visitar: No podemos negar que Malasaña es un barrio que crea tendencia, así que ir de tiendas es una de las opciones preferidas de los visitantes, principalmente a las de moda vintage y a las de diseñadores independientes, que encontrarás pateando las calles, pero además te aconsejo que  no dejes de visitar lugares que, aunque se alejan un poquito de las fronteras del barrio, te quedan cerca y merecen mucho la pena, como por ejemplo el Museo del Romanticismo, El Museo ABC, El centro cultural de Conde Duque o la Fundación Telefónica, entre otros. Malasaña también se mueve culturalmente y seguramente si investigas antes de venir, descubrirás que en las fechas en las que vayas a estar por aquí habrá alguna que otra exposición interesante.
  4. No puede faltar la hora del aperitivo: Tal vez en tu ciudad no lo hagas todos los fines de semana, pero si vas a visitar una ciudad nueva, la hora del aperitivo es un plan obligado y en este caso no podía ser menos. Yo personalmente os recomendaría el plan vermut o el plan cañas, y aunque caminando encontrarás cientos de opciones, en la zona de la calle de la Palma, una vez pasado San Bernardo, descubrirás tascas con un ambiente más castizo y tradicional. Para este tipo de plan, la zona de Conde Duque (que algunos aceptan como Malasaña y otros no) es más tranquila y la plaza de Las Comendadoras es perfecta si has venido a pasar los días con tus hijos, porque pueden corretear a sus anchas. En este punto depende qué tipo de plan estés buscando, si más animado o más relajado, pero como no quiero que te quedes de aperitivo hasta las tantas para aprovechar el día, esta es mi propuesta.
  5. Y después de comer, nos vamos a visitar librerías: Me salto el paso de lugares donde comer y dónde cenar porque en realidad de esos temas ya se ha hablado mucho en cientos de blogs; de uno de los que más me fío es el de Alicia Rivas (La Recomendadora), así que aquí te lo dejo como consejo y una vez hayas terminado la sobremesa, te propongo que visites las librerías de Malasaña, que son muchas, muy diferentes y realmente bonitas. En este post hablo de algunas de mis preferidas, aunque debería actualizarlo para incluir algunas más, especialmente las de cómics que podéis encontrar en la calle Luna o Puebla y algunas otras como Ciento Volando o La Semillera, en la calle Carranza. Si te gusta leer, este es un plan muy entretenido y que merece mucho la pena, así que te animo a que reserves unas horitas para disfrutar de él.
  6. ¿Nos vamos al teatro? Si vienes a Madrid, uno de los planes que no puedes dejar de hacer es ir al teatro; barrios como La Latina o Lavapiés son conocidos por sus salas, microsalas y programación, pero en Malasaña no nos quedamos cortos y también encontrarás propuestas de lo más interesantes. Desde teatros como el Lara, Maravillas o el Alfil, tres de los más conocidos, hasta Microteatro por dinero ofrecen durante la semana alternativas muy variadas, pero te aconsejo que lo mires y reserves antes de venir porque posiblemente si tratas de conseguir una entrada el mismo día, encuentres el cartel de “entradas agotadas”.
  7. Y después de picar algo… ¿salimos a bailar? Aunque os he dicho al principio de este artículo que el Malasaña que más me gusta es el que  transcurre de día, es verdad que la noche puede ser también muy divertida y no deberías irte del barrio sin conocer al menos un poquito de ella. Malasaña ha sido la cuna de La Movida y aunque ya no tiene nada que ver con lo que se vivía en la década de los ochenta, todavía hay lugares que conservan esa esencia que enamoró a muchos madrileños: El Tupperware, el Madklyn, Madrid Me Mata, El Penta, La Vía Láctea, son algunos de los lugares (cada uno en su estilo) donde disfrutar de buena música y un ambiente agradable con los ritmos de siempre. Malasaña es un barrio que nunca duerme y puedes encontrar locales con otros estilos, pero te recomiendo que investigues aquellos que hicieron de esta una zona tan popular años atrás, porque lo demás lo puedes disfrutar en cualquier otra ciudad.

Un fin de semana no da para poder hacer muchos planes, así que os he hablado de algunos de los que más me gustan y otros sobre los que más me suelen preguntar las personas que vienen a visitar Malasaña. Lo importante es que vengas a disfrutar, sin tener que estar pendiente del reloj a todas horas y que callejees, que te pierdas, que entres en los sitios que te produzcan curiosidad y sobre todo, que dejes el móvil en el bolso el mayor tiempo posible, que vale mucho más todo lo que se te quede grabado en la mente que una fotografía para Instagram con el hashtag #Malasaña.

También te puede interesar “Diez propuestas para un fin de semana en Malasaña”

CORUÑA, TE ECHO DE MENOS

Fotografía: www.lawebdelacultura.com

Casi toda mi familia materna vive en Madrid, por eso durante mi infancia y hasta que comencé a trabajar, reservábamos unos días para juntarnos y disfrutar de todo lo que ofrece la capital. Lo pasábamos de maravilla, pero siempre volvía a Coruña diciendo “jamás viviría en una ciudad tan grande como Madrid”. Pero las circunstancias cambiaron y en el año 2012 me vi mudándome con cuatro bártulos en una furgoneta a un pequeño piso del barrio de Malasaña del que no me he movido hasta el momento (salvo durante un año, en el que estuve viviendo en otro barrio de la zona norte, pero esta ya es otra historia).

El caso es que me enamoré de Madrid, un flechazo en toda regla: me encantaba el barrio en el que me había instalado, el entorno, los paseos en los que descubría rincones nuevos cada día, soñar con todas las posibilidades que me iba a ofrecer la ciudad, el buen clima, la gente, etcétera. Nunca dejó de gustarme volver a pasar unos días en A Coruña, pero lo tenía claro: “jamás volvería a vivir en una ciudad tan pequeña como A Coruña”.

Madrid me ha ofrecido muchas cosas positivas y no puedo negar que mi vida aquí es bonita: tengo un trabajo que me gusta, me rodeo de personas a las que quiero, el tiempo de ocio puedo dedicarlo a actividades muy diferentes y divertidas, me permite viajar con más frecuencia con opciones más baratas, me ha abierto mucho la mente y además me ha convertido en una persona más valiente y echada para adelante. Pero Madrid agota, algo que ya me habían advertido muchas personas que pasaron unos cuantos años aquí y que luego volvieron a vivir en una ciudad pequeña. Creía que esto jamás me pasaría a mí, os lo prometo, pero al final irremediablemente me ha sucedido y ahora, cada vez que vuelvo a A Coruña a pasar unos días, pienso “Ojalá volver a vivir aquí”.

Fotografía: A opinión de A Coruña

Me fui de A Coruña un tanto decepcionada con la ciudad y las oportunidades que ofrecía y me vine a Madrid con un cierto rencor hacia ella. Lo mantuve durante mucho tiempo, pero poco a poco y con el paso de los años, empezó a desaparecer. No sé si es la edad, pero sueño con una vida que no era la que quería en 2012; extraño toda esa cotidianidad que aporta una ciudad pequeña: poder visitar a mi familia todas las semanas, tomar un vino con mis amigos y poder regresar a casa caminando, planear una escapada a la playa  o, mejor aún, que pueda surgir de manera espontánea, ver que el dinero no se evapora en tus manos, poder vivir en una casa que no se lleve gran parte de tu sueldo en un alquiler, no rodearme constantemente de bullicio y que las horas no se te vayan en trayectos interminables. Quiero que el tiempo, mi tiempo, pase lento, o al menos tener la sensación de que las horas tienen efectivamente sesenta minutos.

A cualquier persona que viva en una ciudad pequeña y  esté pensando en mudarse a una más grande, sin duda, le animo a que lo haga porque es una experiencia maravillosa de la que no se va a arrepentir jamás y puede que se adapte de tal manera que finalmente se convierta en su vida ideal, pero que no se frustre si no es así y sueña con regresar a una vida más tranquila, en un pueblo o en una ciudad más pequeña. No será el primero ni tampoco el último. Regresar a veces no resulta tan sencillo como puede parecer, principalmente por el trabajo, así que si estás en el mismo punto que yo, plantéatelo como algo a largo plazo, que puede que llegue en algún momento y mientras tanto, continúa recordando qué es lo que te enamoró de la ciudad en la que estás ahora y trata de vivirlo con todas las ganas y la felicidad posible, porque cuando camines con bastón y peines canas, seguramente recuerdes esta época como una de las mejores de tu vida.

Y tú, ¿sientes morriña de tu ciudad? 

LAS SERIES QUE MÁS ME HAN ENTRETENIDO EN 2019

Hasta hace no mucho tiempo yo era de esas personas (como tantas otras) a las que las las series no le entretenían en absoluto; no encontraba ninguna que me atrapase, me generaba mucha pereza tener que esperar de año en año a por la siguiente temporada y al final, aunque empezase a verla, siempre terminaba dejándola. Recuerdo la época de Perdidos, a la que todas mis amigas estaban enganchadas y yo era incapaz de ver más allá de que a pesar de que llevaban meses y más meses en medio de la nada, el tinte permanecía en su cabello y siempre estaban fabulosos. Con la llegada de Netflix o HBO, tuve la oportunidad de poder tener a mi disposición temporadas completas de algunas series y así, empezando por las más cortitas, comencé a aficionarme a ver unas cuantas. Ahora – me da cierta pena decirlo – veo más series que películas y hoy os quería hablar de algunas de las que más me han gustado hasta el momento. He hecho una pequeña selección de las que he visto más recientemente de diferentes plataformas, para todos los gustos y colores.

¡Empezamos!

NETFLIX

STRANGER THINGS: La serie comienza con la desaparición de un niño en un pueblo en el que comienzan a acontecer hechos misteriosos, sobrenaturales y experimentos secretos. Además, la aparición de Eleven, una niña un tanto extraña, hará que la vida de sus protagonistas cambie por completo. Si eres de esas personas que ha crecido con el cine de los ochenta, Stranger Things te va a encantar, porque es la fusión de grandes clásicos de la época.

PAQUITA SALAS: Paquita ha sido durante la década de los ´90 una de las mejores representantes de actores a nivel nacional; tras perder a su mejor cliente, se ve obligada a buscar nuevas estrellas y talentos que dan lugar a una serie tragicómica con  un elenco que te hará adorarlo desde el primer momento. Muchos rostros conocidos y otros que han sido un gran descubrimiento, Paquita Salas es una serie entretenida, ágil y divertida que engancha de tal manera que es difícil no ver un capítulo tras otro hasta que te la termines en un mismo día.

EL CASO ALCÀSSER: Creo que el estreno de este documental ha sido lo que más he esperado durante 2019; de los creadores de “El caso Asunta (Operación Nenúfar)”, llega el documental – con nuevas entrevistas y una revisión actualizada de las pruebas – de un caso que marcó la España de la década de los ´90, el de tres jóvenes asesinadas en Alcàsser en el año 1992. A pesar de que esperaba algo más de él por todas las conspiraciones que han existido sobre este tema,  aporta testimonios muy interesantes que siguen dejando la sombra de la duda sobre quiénes fueron los asesinos de Miriam, Toñi y Desirée.

HBO

CHERNOBYL: Creo que puedo decir que Chernobyl ha sido la (mini)serie que más me ha gustado hasta el momento de este 2019. Cinco capítulos que muestran los dramáticos acontecimientos que rodearon el accidente nuclear de Chernóbil en el año 1986, narrando a través de diferentes personajes las historias de algunos de sus valientes protagonistas, que llegaron incluso a sacrificar su vida por uno de los grandes desastres de la humanidad y que a día de hoy todavía no se sabe la repercusión que llegó a tener en toda Europa.

EUPHORIA: Si eres fan de la temática adolescente, seguramente te vaya a encantar Euphoria, donde un grupo de estudiantes de instituto se mueve como pez en el agua en un mundo de drogas, sexo, problemas de identidad, traumas, redes sociales, amor y amistad. Aunque como os he dicho es una serie de temática adolescente, va mucho más allá; olvídate de ver los problemas que reflejaban series como “Al salir de clase”, “Compañeros” o “Salvados por la campana”. Euphoria profundiza en problemas reales con absoluta crudeza y posiblemente por ello ha logrado enganchar incluso a un público que ya peinamos alguna que otra cana.

YEARS AND YEARS: Una noche de 2019 hace que la vida de los Lyon, una familia de Manchester, se una y la historia se adelanta 15 años, narrando qué será de cada uno de sus miembros en un fututo que, aunque asusta, está más cerca de la realidad de lo que queremos imaginar. Una serie cruda en la que se tratan temas que no nos quedan en absoluto lejanos, aderezados con situaciones propias de una familia grande y “unida”.

LA AMIGA ESTUPENDA: Debo decir que no conozco a nadie (salvo a mi madre) que haya visto esta serie y en realidad me sorprende enormemente porque es realmente linda; esa es la frase que mejor la define. Cuando Lila desaparece, Elena Greco enciende el ordenador y escribe la historia de la amistad entre ambas, que comenzó en el colegio en la década de los ´50. Dos  amigas  con  vidas  completamente  diferentes  que, a pesar de todo, permanecen unidas.

BIG LITTLE LIES: La vida de este grupo de madres del norte de California, que a simple vista podría resultar perfecta, da un giro insospechado cuando se ven involucradas en un asesinato. Es lo que podríamos decir “una serie redonda”: a una trama que irremediablemente engancha, le acompañan una banda sonora, una fotografía y un elenco inmejorables.

EL CUENTO DE LA CRIADA: Es posiblemente la serie más cruda que he visto, lo que significa que no es apta para todos los públicos y que si quieres verla, tienes que dosificártela; cada capítulo te revuelve por dentro y te hace pensar, porque a pesar de ser una serie de ficción, podría no estar tan lejos de la realidad como en un principio podemos pensar.

El cuanto de la criada cuenta la historia de Gilead, una sociedad totalitaria que antiguamente pertenecía a los Estados Unidos. Los desastres medioambientales y una baja tasa de natalidad provocan que en esta región gobierne un régimen fundamentalista que considera a las mujeres propiedad del estado. Su protagonista, Defred, una de las últimas mujeres fértiles, es sirvienta de la familia del líder y una de las mujeres forzadas a la esclavitud sexual para llevar a cabo un último intento desesperado de repoblar un mundo devastado. En esta horrible sociedad se va abriendo camino con el único objetivo de sobrevivir y encontrar a la hija que le arrebataron. Jamás la mirada de ningún actor o actriz me había dicho tantas cosas sin necesidad de abrir la boca.

SEXO EN NUEVA YORK: Si no has escuchado hablar de esta serie, entonces es que no vives en este mundo. A pesar de que a día de hoy – igual que le sucede a Friends – no todo el mundo coincide en que sea un buen ejemplo, es esa clase de serie que veo cada año y jamás me aburro de ella. Una comedia que muestra desde el punto de vista femenino el mundo del sexo y de las citas en el Nueva York que vive la clase acomodada a través de los ojos de la escritora Carrie Bradshaw, cuya experiencia en el mundo de las citas en la ciudad le sirve como inspiración para su columna en el periódico: Sexo en Nueva York.

GIRLS: Si Sexo en Nueva York muestra el Nueva York de unas treintañeras más bien acomodadas y en ocasiones poco creíbles, Girls nos presenta a un grupo de veinteañeras que viven la ciudad de una manera totalmente diferente: Hannah acaba su carrera universitaria y a pesar de que confía en que su talento le llevará a ser una escritora de éxito,  cuando sus padres le quitan la manutención sin previo aviso, se ve abocada a vivir una realidad que nada tiene que ver con lo que esperaba; Marnie, la mejor amiga de Hannah y compañera de piso, trabaja en una galería de arte y tiene un novio formal, pero no consigue ser feliz. Jessa, una despampanante y alocada inglesa que ha estado en muchos países y ha tenido muchos novios, vuelve a la ciudad y se va a vivir con Shoshanna, su ingenua prima pequeña que sueña con vivir como Carrie Bradshaw. Una serie que en momentos te hace empatizar con las situaciones que viven sus protagonistas, otras te hacen bramar un “trágame tierra” y en otras, incluso, te sacarán de tus casillas, pero entretiene, engancha y divierte,tres puntos imprescindibles a la hora de que una trama te enganche.

AMAZON PRIME VIDEO

THE OFFICE: Si quieres pasar un rato divertido, sin comerte la cabeza, sin necesidad de ver las temporadas y los capítulos en orden, The Office te muestra el día a día de Michael Scott, gerente regional de la empresa papelera Dunder Mifflin y sus peculiares empleados. Un humor sin pretensiones, de ese que te hace reír y no pensar en otra cosa.

MOVISTAR

VERGÜENZA: Un “trágame tierra en todo regla”, es decir, cumple con su objetivo y además, te reirás a carcajada limpia. Sus protagonistas, Jesús y Nuria, logran hacer el ridículo ante cualquier situación, poniéndose en evidencia de la manera más humillante.  Él se gana la vida como fotógrafo de bodas y bautizos, aunque sueña con que su talento sea reconocido; ella lucha por tratar de superar todas sus crisis en pareja y tener una vida apasionante. Juntos compartirán anécdotas de lo más variopintas, tratando de hacer que la vergüenza desaparezca de sus vidas, aunque irremediablemente siempre termina apareciendo (y a los espectadores nos encanta).

HIERRO: Lo cierto es que he tenido mis dudas acerca de añadir esta serie en el listado porque puede ser que como todo el mundo que la había visto me había hablado tan bien de ella, tenía las expectativas muy altas y debo decir que no las ha cumplido al 100%. Es una serie con una trama que engancha desde el capítulo uno y la actuación de su protagonista, Candela Peña, es magnífica, pero reconozco que en el ecuador de la temporada se avanzan tantos acontecimientos que en la segunda parte parece perder algo de fuelle. Aun así, me la vi de un tirón.

Fran, un joven de la isla de Hierro, aparece asesinado el mismo día en el que se iba a casar con la hija de Díaz, el principal sospechoso. La trama cuenta la investigación en paralelo del posible culpable y la jueza Candela Montes, entre los que surge una tensión más que latente.

MIRA LO QUE HAS HECHO: Me encanta Berto Romero, en su faceta como humorista, como comentarista y también como actor, así que su serie no podía ser menos; esta comedia nos cuenta a modo de ficción cómo le cambia la vida cuando recibe la noticia de que va a ser padre, sintiéndose abrumado por una nueva situación a la que le resulta cómicamente abrumador enfrentarse. Irreverente, gamberra y divertida, refleja la vida de una pareja y cómo afecta a su relación personal y sentimental.

Si te gustan este tipo de artículos, déjame en comentarios qué serie ha sido la que más te ha enganchado este año. Muy pronto prepararé un post similar con las películas que más me han gustado de 2019, así que también puedes dejar tus propuestas cinematográficas.