RESEÑA “CUENTOS INMOBILIARIOS” DE MARCELO LÓPEZ – CONDE

PERDIDO ENTRE EL FUEGO

Autor: Marcelo López – Conde

Editorial: Café Literario Editores

Tapa blanda con solapa, 127 páginas

Luis Marcelo López – Conde es promotor literario y corredor inmobiliario. Español y argentino, fue uno de los creadores, socio fundador y director de “Café Literario” I y II (Buenos Aires, 1980 / 1981) y actualmente es el presidente de www.cafeliterarioeditores.com.

Reside en Madrid desde el año 2002 y ha publicado dos libros de relatos: “Cuentos inmobiliarios” (Buenos Aires 2006, Madrid 2010) y además ha participado en Inventarium (Margen Cero), colaborando activamente en la venta y difusión de su obra en distintos cafés madrileños. En el año 2014 editó “Martínez en tertulia” y ahora publica este, que es su tercer libro de “Cuentos inmobiliarios”.

Cuando, hace ya algunos años, conocí en Madrid al escritor hispano argentino Marcelo López – Conde, recuerdo que un amigo común me comentó “Marcelo escribe relatos pero, ¡ojo!, no de cualquier tipo. Marcelo escribe exclusivamente relatos inmobiliarios”. Debo confesar que aquella aclaración no dejó de causarme cierta sorpresa. Claro es que cada cual es muy libre de escribir sobre aquellos temas que más le interesan o se adapten mejor a su intención creativa. Y si existen géneros tan dispares como el policíaco, el histórico, el erótico, ¿por qué asombrarse de que alguien decida adscribirse a cualquier otro por el que sienta una especial predilección, pongamos por caso el numismático, el aeronáutico o incluso el inmobiliario?

Pues no sé, el caso es que por aquel entonces aún se hablaba poco de burbujas y yo me resistía a admitir que un tema en apariencia tan árido pudiera ocupar con carácter exclusivo la producción literaria de un autor. Sin embargo, en cuanto empecé a leer aquellos cuentos inmobiliarios, vi la cosa de forma bien distinta. Porque Marcelo es un escritor capaz de convertir el intrincado mundo de las operaciones inmobiliarias – qué él conoce de primera mano como profesional del sector – en un escenario prodigioso, por donde hace desfilar a sus personajes para mostrarnos el alma de nuestra desquiciada sociedad urbana, inmobiliaria. Y lo hace además con un estilo muy personal, en el que confluyen vigor expresivo, humor, ironía y una evidente percepción poética de todo lo humano, que aflora con particular intensidad en algunas evocaciones de Madrid o de su Buenos Aires natal. 

Leer los cuentos de Marcelo López – Conde equivale a sumergirse en una realidad viva, palpitante, marcada no pocas veces por la frustración y el desarraigo de sus personajes, sometidos a la lógica de esta implacable civilización mercantil en la que nos ha tocado vivir. Una realidad, que tanto puede adoptar la apariencia sencilla de las anécdotas cotidianas, como arrastrarnos a un torbellino alocado de situaciones tragicómicas, donde en ocasiones veremos surgir la parodia y el esperpento, pero también la fantasía y, desde luego, el amor.

Carlos Montuega Barreira

Si vives en Malasaña, seguramente te hayas cruzado con Marcelo en más de una ocasión; siempre con libros en la mano y dispuesto a hablar de literatura, con Cuentos Inmobiliarios he descubierto su faceta de escritor y ha logrado entretenerme con estos pequeños relatos en los que comprobarás que alrededor de un inmueble se pueden crear historias de lo más variopintas.

Particularmente, me han gustado más los cuentos que transcurren en Madrid (uno de ellos en un lavadero de coches que estaba al lado de la que fue mi casa durante los meses en los que decidí alejarme del centro). A pesar de que me gusta mucho leer ficción o novelas que transcurren en la otra parte del mundo, en el caso de estos relatos, el acercarme a las calles que paseo habitualmente o imaginar qué edificio podrá ser el protagonista de esa historia, me ha hecho leer esos en concreto con más interés que los que acontecen en Argentina.

Es uno de esos libros que yo llamo “de viajes”, perfecto para momentos puntuales y que no te obliga a leerlo seguido o en un tiempo determinado para que no se te olvide la trama. Algunos de los cuentos tienen una cantidad considerable de personajes que requieren que prestes más atención, pero por lo general son historias fáciles de leer, cortas y que enganchan (puede que unas más que otras, pero para gustos los colores).

Todo un descubrimiento Café Literario Editores, “una editorial de ocho años y miles de lectores que se hace paso a paso, tête à tête, boca a oreja, y siempre llega a una win-win situation“.

Anuncios