“Florecer”, relato en 50 palabras ganador del VII Certamen YK 2021

“Florecer” de Adriana F. Alcol, relato en 50 palabras ganador del VII Certamen YK 2021

VII Certamen YK de relatos 2021: Las bases

Participantes Certamen YK de relatos 2021

“Florecer”, relato ganador del Certamen YK de relatos 2021

Él se había marchado con la llegada de las primeras nevadas. Ella pasó ese invierno bajo las mantas, todo el día en pijama. Aquel sábado se asomó a la ventana; sin darse cuenta, la primavera se había instalado en la ciudad. Era el momento de volver a florecer.

Adriana F. Alcol, autora.



Ayer, Día del Libro, me comunicaron que, tras cuatro años participando en este certamen que conocí gracias a la tienda YK Accesorios que estaba ubicada en Malasaña (Corredera Baja de San Pablo nº 34), he sido la ganadora de esta edición con este microrrelato titulado “Florecer”. Contar una historia en 50 palabras y que contenga una secuencia que ellos te dan – este año era todo el día en pijama – son las dos únicas condiciones para participar. El resto es cuestión de dejar volar la imaginación.

Gracias al jurado, formado por escritores, artistas y lectores, porque habéis hecho que este 23 de abril sea muy especial para mí. Ojalá el próximo año podamos celebrarlo como en ediciones anteriores, de manera presencial y disfrutando de la lectura de cada uno de los relatos participantes.

Y ya que la cosa va de lectura, aprovecho esta entrada para dejaros un pequeño vídeo en el que os recomiendo mi primera novela corta “Minutos Impares”, publicada por Café Literario Editores. Muy pronto podré anunciaros un nuevo título en el que me podréis leer. Me siento tremendamente afortunada de las oportunidades literarias que se me están brindando, ¡espero estar a la altura!

Una vez me enamoré en la plaza Dos de Mayo

Siempre he soñado con escribir un libro y puestos a soñar, siempre he soñado en hacerlo en Lisboa. Por el momento no vivo en esa maravillosa ciudad y escribo microrrelatos cuando alguna fotografía me inspira una historia, así que he decidido abrir esta nueva sección en el blog – “Microrrelatos” – que en más de una ocasión algunas personas me han sugerido que hiciese.

Ayer publiqué la primera, en la que os conté que una noche me enamoré en la Plaza Dos de Mayo:

Una vez me enamoré en la plaza Dos de Mayo. Era de noche y nos despedimos en la esquina del Pepe Botella. Recuerdo ese instante como uno de los más románticos de mi vida, en el que me permití soñar sin pensar en nada más. Vi cómo se alejaba en bicicleta pedaleando hacia San Bernardo, y cuando le perdí de vista y comencé a caminar por la calle San Andrés en dirección contraria a la suya, supe que lo bonito de nuestro amor era que soñar se nos daba bien a los dos, pero eso era quizás lo único que teníamos en común. Y no nos volvimos a ver, porque tras esa noche, a los dos nos tocó abrir los ojos y dejar de imaginar mundos inexistentes.