V CERTAMEN DE MICRORRELATOS YK ACCESORIOS

Desde que dejé de utilizar las redes sociales, he vuelto a tener muchas ganas de escribir en este blog y han ido llegando nuevos lectores que por sus perfiles he podido ver que les interesa la temática literaria, así que hoy os quería dejar un certamen muy curioso en el que ya he participado en otras ocasiones y que os animo a todos vosotros a hacerlo también: “V concurso literario YK Madrid – Castellón”. Os dejo aquí las bases:

TEMÁTICA: La temática de los relatos será libre y únicamente deberá incluirse en el texto la secuencia ahora necesitará algo a juego.
RELATOS: Los relatos deberán ser originales e inéditos; se admitirá un solo relato por participante hasta el 14 de abril de 2019. El relato literario debe tener una extensión máxima de 50 palabras incluyendo el título, con letra Times New Roman normal, de tamaño 12, con interlineado sencillo sin sangrías y con margen justificado.
PARTICIPANTES: Podrán presentarse al concurso todos los autores españoles y extranjeros, mayores de 18 años, que envíen sus obras escritas en cualquier lengua oficial del Estado. En caso de presentar relatos en catalán, gallego o euskera, se añadirá una traducción del mismo al castellano. Si no se es residente en la Comunidad de Madrid, es obligatorio tener un representante en la región para la ceremonia de entrega de premios.
JURADO: El jurado estará formado por escritores, artistas y lectores, los  cuales serán independientes en su fallo, que será inapelable, reservándose el derecho, asimismo, tanto de otorgar menciones especiales como de declarar desierto el premio. La calidad de la lengua, las de faltas de ortografía, gramaticales y de sintaxis serán tenidas en cuenta por el jurado. Se nombrará un único relato ganador. El nombre del ganador y su relato se dará a conocer el sábado día 27 de abril de 2019 a las 21:00, (por coincidir la Noche de los Libros con las vacaciones de abril, se traslada la fecha), en el marco de la fiesta que tendrá lugar en un lugar aún por confirmar.
PREMIO: El premio para el relato ganador consistirá en un lote de libros, además de un diploma. Igualmente y con el consentimiento de los autores, el relato será publicado en
www.blogdeautoresmalditos.blogspot.com.es.
ENVÍO DE RELATOS: Se enviará un correo electrónico a 1969horchatero@gmail.com en el que se incluirá un archivo con el relato, el nombre del autor y un teléfono y correo electrónico del autor o de su representante.
No se mantendrá correspondencia con los participantes, salvo para avisar de irregularidades subsanables.
El jurado se reserva el derecho de desestimar todo aquel relato que, a su juicio, vulnere el respeto a la dignidad de la persona, que sea discriminatorio, xenófobo, racista, pornográfico, o que atente contra la juventud o la infancia.
La participación en este concurso lleva implícita la aceptación de estas bases y del fallo del jurado.
Para más información, pincha aquí.
Fotografía: www.glossglam.com
Anuncios

MICRORRELATO: “UNA VEZ ME ENAMORÉ EN LA PLAZA DOS DE MAYO”

Siempre he soñado con escribir un libro y puestos a soñar, siempre he soñado en hacerlo en Lisboa. Por el momento no vivo en esa maravillosa ciudad y escribo microrrelatos cuando alguna fotografía me inspira una historia, así que he decidido abrir esta nueva sección en el blog – “Microrrelatos” – que en más de una ocasión algunas personas me han sugerido que hiciese.

Ayer publiqué la primera, en la que os conté que una noche me enamoré en la Plaza Dos de Mayo:

Una vez me enamoré en la plaza Dos de Mayo. Era de noche y nos despedimos en la esquina del Pepe Botella. Recuerdo ese instante como uno de los más románticos de mi vida, en el que me permití soñar sin pensar en nada más. Vi como se alejaba en bicicleta pedaleando hacia San Bernardo y cuando le perdí de vista y comencé a caminar por la calle San Andrés en dirección contraria a la suya, supe que lo bonito de nuestro amor era que soñar se nos daba bien a los dos, pero eso era quizás lo único que teníamos en común. Y no nos volvimos a ver, porque tras esa noche, a los dos nos tocó abrir los ojos y dejar de imaginar mundos inexistentes.